La cancelada ficción de Atresmedia y recogida por Fox promete poner lo vellos de punta a más de un fiel seguidor de la marea amarilla de reclusas. Un rescate impecable y digno de sobresaliente tras el visionado del primer episodio de su nueva era en el Festival de Cine de Málaga.

El próximo 23 de abril sale a la luz la nueva temporada de Vis a Vis, la ficción que mantuvo en vilo a millones de seguidores en Antena 3 pero que la cadena decidió dejar en manos de la televisión de pago. El cambio es brutal, nada de lo anterior tiene que ver con lo que ha creado Fox. ¡Alerta SPOILER!

La ficción ha mantenido presas a buena parte del reparto estrella de las dos primeras temporadas; Macarena (Maggie Civantos), La Rizos (Berta Vázquez), Saray (Alba Flores), Sole (María Isabel Díaz) o, por supuesto, Zulema (Najwa Nimri) seguirán recluidas en prisión pero en otra diferente, Cruz del Norte.

El obligado cambio de escenario, por temas logísticos, lleva a los productores a lucirse más aún con la nueva cárcel del Norte, que por exceso de reclusas en la conocida Cruz del Sur, tienen que trasladar a esta nueva. Un giro que moderniza los decorados pero mantiene la brillante fotografía a la que nos tiene acostumbrados Globomedia.

El sonido característico de la cabecera seguirá recordándote que estás ante Vis a Vis, pero sin embargo han modificado la totalidad de las imágenes cargándose al canario de entrada y soltando un escorpión en mitad de la calzada. Es la forma de anticiparnos que se trata de una tercera temporada que va totalmente en serio y no dará opción a sensibilidades con los guiones.

El piloto ha provocado vítores y aplausos en el Teatro Albéniz del Festival de cine de Málaga, donde se ha preestrenado. Muchos de los allí presentes hemos ansiado un segundo capítulo, que por los avances ofrecidos, promete todavía más. Promete sobre todo giros inesperados, de esos que te dejan las ideas del revés; prometen tensión interminable; y promete sobrecogernos en cada tiro de cámara.

Reparto de Vis a Vis en rueda de prensa del Festival de Cine de Málaga

Fox sabe que es su primera producción propia y sabe que Vis a Vis encadena mucho seguidor fiel a sus principios. Y es que aunque mantiene los tonos característicos del serial, así como un bajo porcentaje del reparto actoral, te dará la sensación de estar asistiendo a una serie completamente nueva. Fox no quiere que olvides de donde vienen las presas, pero con tramas como la que incorpora una brillante interpretación de Ruth Díaz (Mercedes) querrás saber más del futuro que del pasado.

El final del primer capítulo de la prometedora tercera temporada de Vis a Vis nos saca literalmente el corazón por la boca por una inesperada, sorprendente y fugaz muerte que revolverá la cárcel del Norte en la que se reencontrarán las ‘gallinas’ Macarena y Zulema y en la que una masa oriental de reclusas toman el poder.

Si no podías esperarte a verla, ahora desearás que corran los minutos para disfrutar de los potentes nuevos 8 capítulos de 50 minutos que nos regala la impecable producción de Fox con Globomedia.

Por @alvaroRoldan_

Tuteledigital.es / Roloteca.com

Un nuevo filme se ha paseado por la alfombra roja del Festival de Cine de Málaga. Belén Rueda ha sido vitoreada al término de la cinta tras un excelente trabajo junto a Eva de Dominici en un miedo que ha traspasado la pantalla tras el coqueteo con el insomnio.

Efectivamente la interpretación de una de nuestras actuales joyas del séptimo arte no ha defraudado a la crítica, aunque pocos trabajos de la rubia suelen suspender en la gran pantalla. No dormirás quizá tenía demasiadas expectativas para un resultado regulón. ¡Alerta SPOILER!

El hilo conductor que pretendía seguir su director, Gustavo Hernández, parecía entusiasmar a los presentes en la butacas. Una actriz empedernida con la pasión deambulando por la dejadez que se le presenta el papel más arriesgado de su vida, y lucha hasta conseguir una oportunidad. Claro que no sabía que la interpretación del personaje por el que iba a ser recordada hasta su muerte iba a transitar entre los antiguos muros de un abandonado psiquiátrico.

La imponente presencia del tenebroso edificio, la sobresaliente fotografía, y sobre todo, su perfecta iluminación, hacen que la obra uruguaya, argentina y española tenga más atractivo aún conforme empiezan los primeros tiros de cámara. Rueda aparece en otra época y con aires de grandeza que bien sabe sostener su rostro. Hasta aquí todo perfecto.

La película va perdiendo fuelle conforme va rodando las letras de su guión en boca de una sublime Eva de Dominici o una Natalia de Molina (que por cierto a veces parecía andaluza y otras argentina con matices) La historia que pretende representar la directora que encarna Rueda se difumina tras casi 45 minutos de cinta. Olvidas lo que están haciendo y por qué han terminado en ese lugar.

El acierto de su localización, el reparto actoral y la pulcritud de la iluminación y sonido, insisto, salvan a la película de un suspenso raspado. El thriller psicológico que pretende mantener al personal sin dormir empieza a cabecear cuando la trama se entremezcla con un segundo hilo conductor de la realidad a la que parece llegar la protagonista de la obra que representa De Dominici.

Gustavo Hernández intenta contarnos las graves consecuencias de no dormir más de 108 horas, los estados de ficción en los que podemos entrar, pero sin embargo termina la cinta con una sensación de inconformidad, de no haber entendido por qué arde el personaje de Rueda y el antiguo psiquiátrico, y por qué hay público observando la supuesta obra. Quizá haya que volver a verla; quizá tenga alguna que otra hoja de guión traspapelada…

Por @alvaroRoldan_

Tuteledigital.es / Roloteca.com

El Festival de Cine de Málaga sigue escupiendo joyas del séptimo arte, y no sólo proyectos en sí como películas, documentales, cortos y series, sino el disfrute al que nos someten muchos de esos trabajos con interpretaciones como las de Mona Martínez en Ana de día.

Andrea Jaurrieta nos introduce aún más dentro de nosotros mismos a través de la piel de Ingrid García-Jonsson. Aunque cuenta la historia de una chica clásica que se encuentra con su doble y quiere huir hacia el otro extremo de su personalidad, la cinta nos distrae con la magnífica presencia de Mona Martínez, la dueña de la pensión en Ana de día. Atención SPOILERS.

La idea de la joven directora parece sencilla y directa: nos quiere hacer ver las dos personalidades que cada uno llevamos dentro para, una vez tocado fondo con la prioritaria, con la que usamos normalmente, nos lleva de viaje hacia la antítesis de nuestro yo. Ingrid es una abogada afincada en lo sencillo y natural, lo tradicional, pero huye hacia un mundo poco aceptado por muchos, hacia donde ni ella pensaba llegar: prostitución, libertad y lo desconocido.

Jaurrieta ha escogido un excelente reparto protagonista para contar su historia, un acertado escenario para transportarlo hacia nuestro pensamiento con notable realismo, pero se queda corta en guión y trama. Tan débil que nos distrae con una pulcra actuación de Mona Martínez (Vis a vis, Paquita Salas, Al sur de Granada) que hace que sólo queramos estar en la cocina de Sole.

Sole es la dueña de la casa-pensión donde termina la antítesis de Ana (Ingrid García-Jonsson) Un espacio cañí, noventero y alejado del clasicismo al que viene estando acostumbrada la protagonista. Los tiros de cámara y las secuencias con Sole eran largas, sin apenas guión, pero dignas de admirar por la cantidad de información que proyectaban sus delicados gestos y miradas. Un verdadero privilegio.

Rueda de prensa con el reparto de Ana de día, Festival de Cine de Málaga

Y es que cuando oyes y ves a la Sole, ves a tu madre, a tu abuela, a tu tía, o te ves a ti misma. Mona hace de Sole un trocito de cada casa con su espontaneidad y naturalidad que parece no estar rodando, nos introduce dentro de la cinta cuando nos salimos de ella por el recortado guión, y hace entender la importancia de que Ana de día esté donde está.

La cinta ha sido presentada en el Festival de Cine de Málaga y la propia Mona Martínez parecía sorprenderse de ello en rueda de prensa: “Cuando me dijeron que Ana de día venía al Festival de Málaga fui a visitar al Fray Leopoldo para pedir una promesa”, confesó la malagueña que además revela que tuvo que pensarse su participación en la cinta de Andrea Jaurrieta.

Por @alvaroRoldan_

Tuteledigital.es / Roloteca.com

Aunque suene redundante, es tal cual. Valeria Bertuccelli dirige, escribe y se viste de miedo en la cinta argentina que ha podido presentar en el prestigioso Festival de Cine de Málaga. Nos habla de ese temor que no pocos hemos tenido dentro; nos desmonta el miedo trozo a trozo.

Robertina somos todos. Si no has visto aún la obra maestra de Valeria Bertuccelli presentada en España, atención porque vienen SPOILERS. La actriz argentina quiere compartir con nosotros una vivencia que tuvo en su más inocente infancia: el día y la noche.

La cinta nos desnuda por completo desde los primeros tiros de cámara; a oscuras, dueños de la incertidumbre, sin más visión que la que palpan las torpes manos de Bertuccelli y con un sonido ambiente que pone la piel de gallina a todo ser viviente. Así empieza el primer trabajo de la exitosa actriz argentina como guionista e intérprete al mismo tiempo.

En La reina del miedo todo tiene su por qué, todo aparece encuadrado en cámara por un motivo y cada impecable gesto de la actriz es provocado por algún estado nervioso relacionado con el máximo protagonista: el miedo. Desde un árbol, pasando por un perro muy en segundo plano, y terminando por un vestuario que finalmente deja a la actriz semidesnuda.

Ella es Tina, una valoradísima actriz de Argentina que estrena su último trabajo ante su fiel público pero que, al mismo tiempo, vive los últimos suspiros de su mejor amigo que vive prácticamente en la otra punta del planeta. Robertina tiene que hacer frente dos enormes ansiedades de la que es responsable. Finalmente Bertuccelli nos enseña que no tenemos la pócima mágica para borrar un miedo, sólo nos queda entrevistarnos personalmente con él.

“Cuando era niña y vivía en un pequeño pueblo de la ciudad de Buenos Aires había enfrente un Cementerio donde todos los niños jugábamos cuando todo era blanco y había luz; luego por la noche todo era diferente, la oscuridad (el miedo) nos hacía ver cosas que nos retraían“, explica la directora, guionista y protagonista de la cinta argentina.

Rueda de prensa de La reina del miedo con Valeria Bertuccelli, Festival de Cine de Málaga

Una luz potente de día, pulcramente representada en los interiores de su interminable casa con tonos tan blancos que encandilan, y la oscuridad reflejada en su cama, de noche, y con el fuerte viento que soplaba por los confines de su jardín hasta su almohada. Ha sido una compleja unión del blanco y negro que la directora reconocer haber peleado con sus productores para llegar a esa perfección que nos transmite La reina del miedo.

El escenario donde pululaban los miedos de Tina parecía ser el mismísimo Teatro Cervantes donde se proyectó la cinta dentro del Festival de Cine de Málaga. Y es que si queréis saber hasta que punto es capaz de llevarte el miedo, desde lo más absurdo convertido en problemón y lo más serio traspasado a irrelevante, tienes que sentarte a disfrutar de La reina del miedo.

Por @alvaroRoldan_

Tuteledigital.es / Roloteca.com

El emblemático escaparate del cine español ha vuelto a abrir en la ciudad de la Costa del Sol, aunque pasada por agua en el estreno de esta 21ª edición del Festival de Cine de Málaga. Las leyes de la termodinámica, de Mateo Gil, ha sido la encargada de dar el pistoletazo de salida al festival.

El jovencísimo maestro de ceremonias, Mateo Gil, de este planeta solar del séptimo arte nos da una lección a todo ser animal, humano en este caso, de cómo nos complicamos a la hora de relacionarnos. La cinta nos da la clave de por qué todo nos sale mal, y bien. ¡Atención SPOILER!

La cinta sigue una compleja trama que contrasta pulcramente con la ciencia y expertos que recurren constantemente a ella para explicarnos el mensaje que Gil nos quiere dar a través de su refinado guión: nos relacionamos con una visión tan personal que todo depende de nosotros.

A través del impecable trabajo de Berta Vázquez (Vis a Vis), Vito Sanz (Hacerse mayor y otros problemas), Vicky Luengo (Homicidios) o Chino Darín (La Embajada) nos dan una guantada sin manos a lo que hablamos, hacemos y proyectamos diariamente. Enclavado en el argot científico, Las leyes de la termodinámica nos tranquiliza con que es algo ya establecido, todo depende de algo que se nos escapa de las manos.

Claro que la pega de la película es que cae mucho en el mundo del estereotipo; el chico menos agraciado es el inteligente con mala suerte en el amor y el guapazo y atlético, menos inteligente, pero quizá más exitoso en el coqueteo, es el que se las lleva de calle.

Otra de las sorpresas que se ha echado de menos en el largometraje, uno de los favoritos por cierto para llevarse la Biznaga soñada, es la ausencia de una relación homosexual dentro del ejemplo que Gil nos hace del conjunto de átomos con las personas. “Sí, toda la razón”, respondió la protagonista Berta Vázquez a Tuteledigital.es.

Rueda de prensa con los protagonistas de Las leyes de la termodinámica, Festival de Cine de Málaga

Una cinta que, además, te hará entender la ciencia como antes nunca la habías entendido, porque lejos de pensar que los actores son verdaderos expertos de la física cuántica y la biología, los propios protagonistas reconocen “haber intentado leerse un libro para entenderlo mejor, y desistir“, apunta Vito.

Unas leyes que se nos hacen largas de cara al mensaje que nos quiere claramente transmitir Mateo Gil y su excelente equipo, pero cortas si queremos entender más a la sociedad que nos rodea.

Nuestro equipo de medios presentes en el Festival de Cine de Málaga ha preguntado por qué la cinta se despide con una presunta continuidad: “es una forma de acabar, no habrá otra película”, remacha el director aunque con dudas.

Por @alvaroRoldan_

Tuteledigital.es / Roloteca.com

Cronista y fundador

@alvaroRoldan_
Periodista, amante de la tele y un deslenguado digital. Aquí estás porque he piado, porque he piado aquí estás. #piandoenAlto