You are currently browsing the category archive for the ‘La butaca’ category.

El Festival de Cine de Málaga ha cerrado la sección oficial con un futuro éxito de la taquilla española, y posiblemente extranjera. Fernando Ramallo y Lucía Jiménez encarnan a dos casi cuarentones que, de viaje por España, se encargan de que hagas reflexiones como nunca antes lo habías hecho.

ttd_casi40

Algunas voces de la crítica la dan por ganadora por el simple empaque del director, pero todo sea dicho, además de la prestigiosa percha de Trueba, Casi 40 tiene un sinfín de componentes para que agarre alguna que otra Biznaga. 

La cinta arranca lenta, con esos silencios que tanto se han repetido en este 21º Festival de Cine de Málaga y que tanto entusiasman últimamente a los grandes directores del séptimo arte, pero poco a poco te vas encarnando en la piel de la pareja de amigos con dos visiones totalmente opuestas, pero sin embargo viajando por la misma senda hasta encontrarse.

El punto fuerte, uno de los tantos, la cuidada y aprovechada fotografía de la película. Un guiño a nuestra querida España y a los rincones desconocidos de la tierra que el directo ha reivindicado en detrimento a lo típico que se ve en otras proyecciones. Una música inevitable, imprescindible y característica que te teletransporta a lo vivido entre la pareja.

rueda_1

El guión es otra de las joyas. Unas reflexiones tan cotidianas que te sorprenden hasta donde te hacen llegar a pensar. Los personajes tienen unas salidas imprevisibles y sus gestos ayudan a perderte aún más por los pensamientos de la historia que los casi cuarentañeros recuerdan de sus tiempos mozos. Después de ver Casi 40 querrás aprovechar al máximo tu vida; querrás quedarte al lado de quien te aporta y quien realmente necesitas.

¿Más puntos positivos? Las pulcras interpretaciones de Ramallo y Jiménez. Él te hace llegar a quererlo, y para los que pasen por su misma piel, hasta te hace soltar alguna que otra lágrima. Un personaje bastante trabajado y conseguido. Al igual que Lucía, no menos difícil además de meterse en el traje de una cantante desfasada, pero ilusionada.

Pasen por la taquilla en cuanto puedan para beber de la historia, quizá la más atípica de los trabajos de David Trueba, por ese toque melancólico que roza el drama, pero sin embargo esperanzador y luchador en su trama final.

Por @alvaroRoldan_

Tuteledigital.es

Ha desfilado por la alfombra roja del festival otra cinta con serias sospechas de amarrar algún premio. La crítica ha caído rendida a las brillantes interpretaciones de Javier Rey y María León, una cinta con una historia que te hará soltar más de una lágrima de forma irremediable.

Los hermanos César Esteban Alenda y José Esteban Alenda han triunfado con su estreno en el Festival de Cine de Málaga. El patio de butacas aplaudió la agridulce historia de amor en la que nos sumergen los personajes, tan bien construidos y llevados por los pedazo de actores Rey y León.

Una trama que, aunque arranca con un tufo a ciencia ficción de bajo coste, enseguida coge forma con la intriga que destapa María, quien ha tenido junto a su compañero el privilegio de llevar sus propios nombres en el filme Sin fin. Misterio que va enhebrando conforme avanza la historia entre la pareja y ansías conocer los motivos por los que aparece metida en la bañera de aquellas maneras y con esas intensiones.

La fotografía se hace imprescindible y ligada al picante guión de Los Alenda. Como si una mano saliese de la pantalla, los hermanos nos cogen y nos trasladan a cuando teníamos 20 años, después a los 35, y así durante toda la cinta. Vives la misma historia de Javier y María, viajas en el mismo autobús y hasta llegas a desear amarse de esa forma tan bonita y especial.

La música ha sido un regalo a nuestra España cañí que también contrasta y se enlaza con la trama que llevan las tres generaciones de la pareja. Una caracterización, en el caso de él, sublime; por momentos han hecho dudar al público de que Javier de adolescente era interpretado por otro actor, y sin embargo era en todo momento el mismo.

Hay numerosos puntos álgidos donde los hermanos Alenda, por culpa de la excelente interpretación de León y Rey, no te dejarán sujetar las lágrimas. El tratamiento del paso del tiempo y la moraleja que pulula en el ambiente hace que reflexiones sobre las relaciones personales. Y todo ello a pesar de estar pulcramente ligado a los golpes de risa que obligatoriamente se te escapan con María León. Sin duda un buen producto que, a buen seguro, auguro éxito.

Por @alvaroRoldan_

Tuteledigital.es

Ya ha procesionado por el Festival de Cine de Málaga la Biznaga perfecta del séptimo arte. La creación de Marta Díaz de Lope ha cautivado absolutamente a toda la crítica.

Para los amantes de la Semana Santa y fieles cofrades están ante una joya que ya merecía el mundillo capillita. El filme que protagoniza Gloria Muñoz y Pepa Aniorte da una guantada sin manos al descarado machismo que lleva afincado siglos en el mundo de las hermandades de pasión.

Con absoluto respeto y con total decoro, De Lope se mete literalmente entre los varales de la encorsetada imposición del hombre por el bastón de mando de las cofradías. Un papel que viste pulcramente una sublime Gloria Muñoz como Carmen, la rebelde hermana que consigue con creces su sueño.

Una penitencia en la que la acompañan, con verdaderos gags de humor y comedia, una Carmen Flores y Pepa Aniorte que son el absoluto punto folclórico de Mi Querida Cofradía. Una la típica vecina torpona, pero incondicional, que todos tenemos en la calle; la otra una hija enamorada de las fieles tradiciones, aunque no las vista.

Por supuesto no podían faltar ellos, los machos incansables de la cofradía que se oponen a toda nueva corriente, aunque sea beneficio y autenticidad para sus titulares e ilustres imágenes que sacan a procesionar cada año.

Un entorno más que privilegiado con la malagueña Ronda como protagonista y el puro sentir andaluz como paisaje. Un sonido mimado y demasiado bien escogido, tanto, que hasta parece llegar el olor a incienso en la sala de butacas.

Rueda de prensa con el reparto de Mi Querida Cofradía, Festival de Cine de Málaga

Por poner un pero, que me lo desmontó la propia hermana mayor en la rueda de prensa, quizá vaya floja de acento andaluz para vivir más intensamente la cinta. Pero como respondió Gloria Muñoz: “Carmen no era de Ronda, lo era su marido“. Pues asunto ‘arreglao’.

Pero sin duda Mi Querida Cofradía huele a fresca Biznaga, a éxito que cruzará toda España y a aplausos que, cual saeta, cantarán millones de espectadores a través de sus visitas al reluciente trabajo de Marta Díaz de Lope. Enhorabuena, y gracias.

Por @alvaroRoldan_

Tuteledigital.es / Roloteca.com

Ha sido todo un privilegio disfrutar de uno de los mejores actores de España con este filme que presentan en el Festival de Cine de Málaga. Sacristán da una guantada sin manos, sin querer, al machismo y pone en relieve la importancia de la mujer en todos los sentidos.

Pau Durá se estrena como director de una comedia, donde además de provocarnos golpetazos de risa en algunas ocasiones, nos enseña un valor tan fundamental como el de la unión familiar, el compañerismo y el amor. Un filme casi cien por cien entre hombres, la presencia femenina es el hilo oculto conductor.

La simpleza de quedarse unos días con su nieto hace del personaje hippie de Sacristán un maremagnum de emociones que llegan hasta la más pura inestabilidad. En la cinta de Durá todo son detalles, desde el nombre del coche (Ulises), pasando por el cariñoso tratamiento de la isla canario donde está rodada, y hasta el propio título de la cinta.

El abuelo al que interpreta impecablemente José Sacristán en Formentera Lady no realizó sus funciones como padre y ahora le toca hacerlo directamente con su nieto, sin apenas nociones de como llevar la situación y amparando en todo momento la ayuda de una mujer. Un descontrol que finalmente se refleja en su propia familia; el niño casi muere quemado y su hija, en la cárcel.

Precisamente esa forma de pordiosear auxilio a las féminas de su entorno es un claro grito al que quiere llegar la película de Durá; las mujeres son necesarias, son el resultado de casi todo y por lo que todo gira, quiere dar a entender Formentera Lady.

Reparto de Formentera Lady en rueda de prensa del Festival de Cine de Málaga

El niño, en el cuerpo de un casi estrenado en pantalla Sandro Ballesteros, representa el problema en la vida del hippie de Samuel. Un Ballesteros bastante directo y sincero ya que, tras rodar con uno de los grandes del cine, asegura que “¡No lo conocía!“, provocando simpatía en todos los medios allí presentes.

La fotografía mima a las islas de tal forma que, en contraste con la atractiva música escogida por sus productores, hace de la cinta un buen empaque con guión incluido, y adornado con la ya mencionada trama feminista interna que hacen de la cinta una gran apuesta para estar entre las favoritas del público.

Por @alvaroRoldan_

Tuteledigital.es / Roloteca.com

El Teatro Cervantes se derritió en aplausos al término de la proyección estrenada en el Festival de Cine de Málaga, y sus protagonistas presentes, absorbieron todos los vítores del público y medios. Jefe nos presenta a los dos tipos de mandamases que gobiernan la mayoría de empresas.

El próximo 6 de Julio sale a la luz esta obra de Sergio Barrejón con Luís Callejo, Juana Acosta y Carlo D’Ursi, quien además ha sido productor de la película. Acerca al público a tu jefe, a un antiguo presidente de tu empresa, o quizá a ti mismo. ¡Alerta SPOILER!

Con esta comedia, a veces dramática, es imposible que Barrejón y D’Ursi no cayesen en el desorbitado estereotipo del jefe odiado, homóbofo, borracho, descuidado, derrochador y vividor, según palabras de los propios creadores; pero quizá era complejo sacar esa bondad, humildad y sensibilidad del mandamás en el que se ha enfundado Luís Callejo.

César, el jefe de una empresa por la que pululan unos cuantos de millones, y que por su inestable y viciosa forma de vida todo se va al traste. Mujeres, alcohol, droga y una vida vacía es lo visible en el personaje de Callejo. Un personaje que ha sabido acercar a las butacas con una pulcra interpretación que camina a caballo entre la maldad y la bodad; entre la comedia y el drama; entre la risa y el llanto.

Sin embargo no podría faltar ella, la empleada de la que el jefe se aprovecha en todos los sentidos, la ‘currita’ que debe obedecer o de lo contrario estará despedida. Juana Acosta borda un papel en el que además hace guiño a su idioma y nos habla en un caluroso colombiano que nos transporta a esa empleada extranjera que tiene que hacer malabares para llegar a fin de mes, y encima, mandar dinero a su familia en su país.

Más que estereotipo es la pura y cruda realidad de un país que intenta progresar pero sigue estando controlado por señores con corbata. Es claramente una guantada sin manos por parte del feminismo, porque además, todo el mundo del mandamás se desmorona y viene abajo hasta el punto de recurrir a una empleada (desempleada) para salir adelante. Una descarada ironía que es el hilo conductor de la película.

Reparto de Jefe en la alfombra roja del Festival de Cine de Málaga

Tanto ha gustado a la crítica que ha extrañado que no cuente con el respaldo de la Sección Oficial de Largometrajes del Festival de Cine de Málaga hasta donde ha llegado. D’Ursi contesta: “Nos conformamos con estar aquí y confiamos en los organizadores del Festival; nuestro premio es estar aquí y que guste tanto hasta el día del estreno que se hable por todos lados“.

Y es que justamente debería tener ese mérito de concursar en Sección Oficial. Una de las cintas que más aplausos ha recibido por su guión y trama, por un reparto actoral que brilla en cada tiro de cámara, y una participación secundaria de Adam Jezierski (Física o Química) que ha cautivado a toda la sala de butacas como si fuese parte de los protagonistas.

Por @alvaroRoldan_

Tuteledigital.es / Roloteca.com

Cronista y fundador

@alvaroRoldan_
Periodista, amante de la tele y un deslenguado digital. Aquí estás porque he piado, porque he piado aquí estás. #piandoenAlto