ot17

El regreso de “Operación Triunfo” a la televisión española ha creado gran expectación. Lo que a priori puede resultar un incentivo para las audiencias con un formato que conocen sobradamente puede jugarle también en contra.

En este artículo valoramos al menos tres desafíos que marcarán el éxito o fiasco de “Operación Triunfo” en esta edición de retorno con el gran público. En la antesala se predispuso a la audiencia en RTVE con programas nostálgicos y lacrimógenos que culminaron con la “cobra” entre Chenoa y Bisbal oscureciendo el resto de la experiencia triunfita.

Más allá de la nostalgia, OT está obligado a presentarse en esta edición como un programa nuevo que, aunque inspirado en lo que fue, no sea una mera copia o caricatura de sí mismo y se presente con poderosos ganchos para seducir como lo hizo entonces a la audiencia:

1. No estamos en 2001.
La TV de hoy no es la que dejó pegada al televisor a millones de personas en octubre de 2001 cuando la academia dirigida por Nina abría sus puertas a la primera promoción de triunfitos.
Los ritmos de la televisión y los usos de la audiencia han variado en 16 años de una manera vertiginosa. Una gala al uso de la primera edición de OT puede ser infumable en un marco que ha dejado de ser unidireccional. La audiencia quiere tomar partido y ser parte de una experiencia televisiva que trascienda a lo que ocurre en la academia o en el plató.

Las redes sociales permiten la interacción a tiempo real, los debates y seguir el programa atendiendo a múltiples pantallas. Es un filón que OT debe integrar en 2017.

2. Mi música es tu voz
En el fenómeno televisivo que vio la luz en 2001 se primaba la formación de los potenciales artistas y la música era un elemento en torno a la que giraba el formato televisivo. La audiencia podía seguir la evolución de los participantes, las lecciones, las recomendaciones  del profesorado y sus exigencias.
Por el plató de OT en La 1 pasaban a modo de invitados estrellas nacionales e internacionales para animar a los triunfitos o presentar sus trabajos en un escaparate seguido cada semana por millones de personas.
Si bien en ediciones siguientes, y tras el paso del programa a Mediaset (con emisiones en Telecinco presentadas por Jesús Vázquez) tomaron especial relevancia otros elementos que a priori no eran el foco de OT.

Es pertinente por tanto observar con detenimiento cuál será el foco en torno al que gire la nueva edición de OT en la cadena pública. ¿Qué cuestiones tomarán protagonismo?

3. El papel del jurado
En las primeras ediciones asistimos como telespectadores a diferentes tipos de jurados. La audiencia se familiarizó con personajes que sobresalieron por sus críticas.
Pilar Tabares en las primeras ediciones o Risto Mejide son un ejemplo de cómo el jurado es otro elemento central que determina el éxito del formato.

El carisma y el papel que adoptan como críticos en el proceso de formación de los triunfitos y sus actuaciones serán cuestiones a observar en esta edición de OT que llega cuando la audiencia está plenamente familiarizada con programas con jurado que han tomado la TV desde 2001 en adelante como “Tú sí que vales” o, todavía en emisión en Telecinco, “La voz”, donde es precisamente el jurado el que juega un papel central por encima de las interpretaciones de los potenciales artistas que llega a ser interrumpida por las valoraciones que hacen desde el jurado los coaches.
¿Optará lo nuevo de OT por innovar con el jurado? ¿Tiene sentido un jurado sujeto a controversias en RTVE o veremos un programa blanco? ¿Tendrán nuevas atribuciones?

El sevillano Roberto Leal como brillante presentador y el resto del equipo de este fenómeno televisivo tienen ante sí el reto de volver a embaucar a la pequeña pantalla con los mejores ingredientes del pasado pero con la televisión efectista y envolvente que cabe esperarse en 2017.

La capacidad de estimular al espectador y despertar el interés en torno a la academia y todos los pormenores de los potenciales artistas serán sin duda una experiencia televisiva apasionante que marcará si estos triunfitos son los primeros de nuevas promociones o una regresión a otro tiempo televisivo ya superado.

Por Juan Carlos Romero (@juanca_sev)