lolita1-keN--620x349@abc

La inventora del Sarandonga ha abierto las puertas de su casa para resucitar el formato que Osborne trasladó a Telecinco. La hija de Lola Flores ha conquistado a una audiencia social que sólo ha tenido buenas palabras para el debut de “Lolita tiene un plan”.

Aunque con tintes de autobombo y promoción de la cadena pública y de sus invitados, el formato que en esta ocasión produce Gestmusic ha sabido virar hacia lo que el público potencial de estos programas reclama: ser parte de la entrevista y olvidarse de quien conduce el programa. “La perfecta antagonista de Bertín Osborne“, se ha llegado a piar en Twitter, que ha hecho TT a #Lolitatieneunplan en su primer programa.

Desde luego llega en el mejor momento, sobretodo para refrescar una de las noches más bochornosas de la programación y que apenas tenía chicha televisiva en este eterno agosto. Lolita abre una casa que hasta se ha llegado a confundir con un decorado al más puro estilo de Fin de año, elegante pero al mismo tiempo desenfadado ante la cámara.
Aquí no se pregunta sin cesar, no se interroga al invitado ni se acosa para que prepare la comida. El plan de La Flores es charlar, debatir, brindar con unos vinos y compartir con la audiencia las vidas de los que lleva a su humilde morada.

El programa es demasiado bueno para tuitear, pía @AngelitaBedel en la red del pajarito, y aún así ha controlado el tráfico social de la noche del lunes a pesar de estar reponiéndose en Telecinco la madre de todas las comedias, “La que se avecina”. Lolita ha sido bienvenida con agradables vítores virtuales que recalcan la ausencia de machismo en pantalla (en comparación con “Mi casa es la tuya”), admiran la perspicacia televisiva y el arte de la hermana de Rosarito ante los objetivos; y que hasta se atreven a sentenciar que éste es el mejor estreno de TVE de los últimos sacados“, cosa que comparto plenamente, sobretodo si lo comparamos con el soporífero debut de “La pelu” o “Pura magia”.

“Lolita tiene un plan” es un gran formato para una noche de verano, pero un extraordinario escenario para otra noche en otoño, primavera e invierno. El programa de TVE nos sienta en la mesa de sus invitados y nos anima a participar en sus naturales tertulias, totalmente improvisadas, o por lo menos sin tanto descaro de escaleta (ejem, Bertín…).
Desde el punto de vista de la cadena y productora ha podido ser una excelente estrategia esperar a que el formato que Proamagna mudó a Mediaset España se resintiera. “Mi casa es la tuya” ha sido incapaz de recuperar los fibrosos datos de audiencia que anotaba tanto en La 1 como en la primera etapa de su estancia en Telecinco, y Lolita se puede aprovechar de esa brecha y debilidad en plena ausencia del andaluz.

Por @alvaroRoldan_