Todos los años es fácil ubicar una diferencia de nivel evidente entre unas y otras audiciones. Por lo general hay una gala en la que se aglutinan la mayoría de concursantes con menor experiencia o que han sido elegidos pese a haber tenido una actuación por debajo de sus posibilidades. Es la gala de los “descartes” o como yo la llamo, la “gala filosófica”.

Por Rubén Dorado
@RubenDoradoDíaz

Ha sido el caso de esta semana, con un par de grandes excepciones y otras personas que tal vez puedan desarrollar su potencial en próximas fases.

Nadie ha apostado por la pacense, Danae, gran compositora y ex concursante de “The Hit”, que cantó “What a wonderful world” mostrando la peculiaridad de su fantástica voz, si bien estuvo nerviosa y puede hacerlo mejor. Tampoco ha pasado el corte Lily J, ex actriz de Dreamland, ex jurado de Pequeños Gigantes y ex finalista del casting de OT tras ser la única en superar aquel mítico flashcast que jamás mostraron en pantalla. Lily puede cantar pero “Uptown funk” no era la mejor elección posible para escuchar sus posibilidades sin verla porque a ella su rotunda imagen sí que la ayuda, así que para destacar debería haber elegido algo en lo que su voz tuviese más peso y controlase a la perfección, sin show ni movimiento. Janet también se quedó fuera tras cantar “Against all odds” con mucha potencia pero también con poco control. Por último, Mark Dayle, hermano de Eysha de Jesus, ex concursante de la pasada edición, que eligió “Want to want to me” y aunque descontrola, su potencial es acojonante. Sólo necesita tiempo.

Alejandro Sanz ha cerrado su equipo con dos de las mejores incorporaciones del día. Por un lado, Jeffrey Pop, 21 años y venido de Pontevedra, que cantó “Human” acompañado de su guitarrele y con una vocecita muy personal que ya pudimos descubrir este año en Got Talent España donde también participó. Jeffrey ha ido al programa solo porque no encontró acompañantes, lo que me dio mucha pena. Sólo logró que se girase Sanz pero la particularidad de su voz le hace merecer más suerte.
Manu González, 36 años y de Málaga, fue el gran broche de oro de la gala. Cantó “All around the world” de Lisa Stansfield de manera acústica haciendo un gran cover y demostró cantar con muy buen gusto y cierto toque bossa extremadamente interesante. Se me antoja uno de los concursantes más diferentes y curtidos de este año, un lujo para los oídos. Además le dijo a Malú a la cara que le ha enviado muchas canciones, lo que me pareció muy honesto y valiente.

Malú incoporó tres voces nuevas a su equipo. Por una parte, Lauriska, gallega de 25 años y aspecto rasta, que hizo girar a los cuatro coach con su versión de “Grenade” que estuvo bien, pero tampoco me impresionó más que su nombre artístico, que realmente me deja sin habla. Ella puede tener posibilidades con un repertorio adecuado. Malú le vendió que la va a llevar a la final, cosa que ha hecho con varios concursantes ya y que me parece un juego muy sucio, teniendo en cuenta que a la final sólo puede llevar a uno. En su empeño por el show a algunos coach a veces se les va la pelota y olvidan que están tratando con personas tremendamente ilusionadas.
Malú escogió también a María Jaraiz, madrileña de 17 años, que cantó “Warrior” y a Hugo Blanco, leonés también de 17 años, que han vuelto a ser “excepciones” del programa con respecto al límite mínimo de edad y que, precisamente, su handicap radica en su inexperiencia y juventud. Hay potencial pero están demasiado “verdes” y encajarían mejor en un programa tipo OT en que los formaran, que compitiendo en igualdad de condiciones contra gente con muchísimo recorrido previo.

Manuel Carrasco, por su parte, agregó cuatro voces nuevas. José María Moreno, alias “Luiso”, murciano de 26 años, cantó “Corre” aflamencándola y la pasión por el género llevó a los cuatro coach a girarse – lo que siempre decimos: un quejido a tiempo es garantía de éxito con estos coach – pese a que Sanz y Melendi se preguntan por la sospechosa afinación de su guitarra. Lo cierto es que tanto su guitarra como su voz estuvieron desafinados. Veremos si en otras fases logra dar más porque ha parecido un poco sobrevalorado. María Cambas, cordobesa de 32 años, cantó “If I ain´t got you”, uno de esos temas excesivamente manidos en este tipo de programas, y pese a lo bonito de su timbre, se pueden identificar algunos ligeros descontroles que no fueron óbice para que los cuatro coach se girasen.
Cristina Sánchez, pacense de 20 años, se iba a presentar junto a su hermana pero a ésta le dio un ataque de pánico y se retiró antes de tiempo. A Cristina también le dio el mismo ataque, pero en el propio escenario y sus nervios la vencieron, llegando incluso a toser durante la actuación. Es su primera experiencia y creo que esto le ha llegado demasiado pronto y que estaría más preparada en un futuro, porque su voz es diferente pero tiene que “rodarla” más.
María Cucarella, valenciana de 19 años, fue la mejor elección de Carrasco hoy. Cantó “Con las ganas” de Zahara con muy buen gusto y mucha contención. Como se debe de cantar un tema así. Ella dice que pasó en un mes de ser bailarina a cantante en su orquesta y no es de extrañar porque realmente se defiende de lujo. Su voz es preciosa y me indigna que con ella sólo se haya girado Manuel. ¿Por qué?

Melendi también añadió cuatro voces nuevas a su team. Bandile, sudafricano afincado en Madrid de 26 años, que no domina aún el castellano y que cantó “A song for you”con un timbre bonito aunque descontrolado en ocasiones. Se trata de un tema muy lucido y he visto gestas bastante mayores con él, por lo que también ha sido sobrevalorado que se girasen los cuatro coach con su actuación. Manu y Eli son dos primos canarios que han cantado “El mundo” de Pablo López comenzando dubitativamente para crecerse al unísono destacando su empaste y la potente voz de Manu.
Jesús R, tinerfeño de 19 años, se tiró toda su presentación destacando su imagen por encima de su voz, algo que considero un error y más teniendo en cuenta la aparente idea base del programa: “Lo que importa es la voz”, si bien podríamos cambiar ese eslogan ya por “Lo que importa es lo calentito de tus quejiditos” o algo parecido después de lo visto con estos coach. Jesús cantó “Se supone”, tema de casting canario por antonomasía y me pareció una actuación muy apagada, aunque convenció a dos coach.
Finalmente Lucía Pérez, alicantina de 19 años, se atrevió con “When we were young”, una canción demasiado fuerte para alguien sin experiencia previa que se presenta en una audición. Lucía tiene una voz interesante, pero aún tiene que potenciarla. En la actuación se fue diluyendo según avanzaba. Con más tablas podrá hacerlo mucho mejor.

Sólo queda una semana de audiciones en La Voz y en el avance hemos podido presenciar algunos platos fuertes, entre los que está Álex Forriols, concursante de la última edición de Operación Triunfo, de Gente de Primera, y habitual en el teatro y cabaret musical. Veremos cómo cierran sus equipos Malú, Carrasco y Melendi y si Sanz se arrepiente de haber terminado antes que ellos.

faldoncronica