Siempre es ilusionante que vean la luz nuevos proyectos televisivos, nuevas ventanas que deberían traer tres cosas: Más empleo a la industria del entretenimiento, mejores contenidos y más competencia para que el televidente tenga un buen abanico a elegir.

Y en ese contexto nos encontramos con nuevas cadenas que simplemente nos regalan con su programación más de lo mismo.

Vamos por cadenas:

Real Madrid TV no es nada nuevo, es el canal temático del club de fútbol con información del mismo, algún programa en directo y como novedad que ahora emite para todo el país. No deja de ser curioso que el club tenga una televisión dedicada exclusivamente a ellos mismos. Claramente su única audiencia serán los seguidores del club merengue.

DKISS nace como una televisión enfocada al público femenino pero cuando la sintonizas se ve que lo mejor que tiene el canal son las promociones. Después de una presentación en sociedad un poco simple, los datos de audiencia han sido los mejores de los nuevos canales de la TDT, al menos en verano. Ya suenan nuevos estrenos como el programa de la incombustible Ana Obregón o algún programa de música que presentarán algunos de los integrantes de su cadena de radio hermana Kiss Fm.
La programación no deja de ser una copia de muchas cadenas segundonas de las grandes corporaciones españolas, programas americanos traducidos al castellano que nada tienen que ver con nuestra sociedad ni con lo que le gustaría ver al televidente.

El nacimiento de TEN fue precedido de una gran fiesta antes del verano, fiesta de presentación a la que asistió hasta la Vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría. Estaba todo el mundo, su creador y presidente estaba eufórico, no era para menos, Raúl, un chico normal, hace unos años le tocó la lotería trabajando para Antena 3 a través de una ETT como auxiliar de cámara; le cambió la vida pues ahora dirige un imperio televisivo.
Recuerdo perfectamente que lo que dijo en su discurso fue: “Mi sueño se ha hecho realidad, tener un canal de televisión”.
A continuación “encendieron el canal” y…. otra vez la misma historia. Programas enlatados, americanos traducidos al castellano y sin ninguna conexión con nuestro público. No tienen servicios informativos como las cadenas convencionales.

Como pequeño resumen, nada nuevo bajo el sol, al final siempre nos quedará Netflix.

faldonmazo-jpg