Anda que no hemos tenido polémicas antes del comienzo del gran programa de Telecinco, polémicas que a veces parecía que salían directamente de la emisora de Fuencarral, recuerdo ese video que saltó a las redes este verano donde se veía a un Jorge Javier, o mejor dicho, se intuía que era él hablando de Mercedes Milá… ¿O era Mercedes hablando de Jorge?.. La verdad, ni me acuerdo.

Polémicas absurdas que tienen como cometido la autopromoción del espacio televisivo y por ende la cadena más rentable de la televisión.
Parece que las audiencias, aunque buenas, no acompañan esta edición. Las lágrimas de la Milá no consiguieron convencer a su público, su triste público que se quedaba sin el gran activo del programa.

Hay que reconocer que a parte de las historias de los concursantes de la casa de Guadalix, el gran espectáculo siempre fue Mercedes, que no dejaba títere con cabeza cuando aquellos animados “Hermanos” se sentaban con ella después de cada expulsión.
Aquellos vestidos imposibles, aquellos pendientes, los cortes de pelo, esa lengua afilada, las tablas de una leona que se come la cámara, ella era una gran parte del éxito de este gran “experimento sociológico”.

Ya nos quitaron a la Miá una vez, recordad el día al que a alguien se le ocurrió la feliz idea de poner como conductor a Pepe Navarro (año 2002).

Otro signo de identidad que se ha perdido es “el ojo que todo lo ve”, esa mezcla entre ojo humano y óptica de cámara, ese gran logotipo que nos ha acompañado durante muchos años con ligeros retoques pero siempre fiel a sus colores y sus formas. Ahora se nos presenta un logo a todo color, moderno a lo Andy Warhol, 17 ediciones más tarde nos quitan otro icono identitario del show televisivo.

Del casting, lo de siempre. Cada temporada dicen que van a sorprender pero nada más lejos de la realidad, en la presentación todos parece que tienen vidas ocultas que el espectador irá conociendo día a día, la verdad es que al final todos hacen lo mismo en la casa de la sierra, conspirar y hablar, unos de los otros… en una palabra “cotillear” que por si no lo sabes es uno de los deportes preferidos de los ciudadanos de nuestro país.

Qué decir de Jorge, hace lo que puede, es el gran animal televisivo de Telecinco, aunque debería parar, parar un poquito. Hay veces que cuando miro a la mosca de la cadena, mi mente me engaña y ya no se si es un 5 o es la cara de Jorge Javier, a veces no se si la cadena se llama TeleJavier o Telecinco.

Pues eso, que al final el programa “es lo que es”, yo me lo ahorro, me da pereza, busco novedades y la verdad… no aparecen.

faldonmazo-jpg