La actual edición de “Gran hermano” se choca con un nuevo bache: más de 150.000 personas pidieronn la expulsión inmediata de uno de los habitantes de la casa. Llamó “perras” y “hembras” a las mujeres y se mofó del abandono y maltrato de galgos. Telecinco ha decidido poner fin a su aventura al comienzo de la gala del jueves.

Un año más la audiencia se indigna con otra extravagante personalidad habitante de la casa más famosa de Telecinco. Álvaro, sevillano de 32 años y arquitecto, se erige como principal presa para la audiencia de España tras los desafortunados y vomitivos comentarios que escupe desde que se ubicó en Guadalix de la Sierra. Ya está fuera de concurso.

Las redes arden. Tanto que la plataforma virtual más famosa para la denuncia social, Change.org, llegó a reunir más de 150.000 firmas para expulsar de manera disciplinaria al andaluz por la vergonzosa actitud, no solo a los animales, sino a las mujeres. La red se ha revolucionado contra el programa, que por su parte, dijo que puso “en cuarentena” las 24h de Álvaro en la casa para controlar sus comentarios. Finalmente, y tras la dura presión social, lo echaron a la calle.

¿Qué harías si atropellas a un perro con el coche? ¿Llorarías por el galgo o por el coche?“. Ésta es la cruel pregunta que Álvaro hizo a una de sus compañeras y a raíz de la cual se ha desatado una campaña en su contra para que salga de manera inminente de la casa de “Gran hermano”. “¿A ti te preocupa el puto perro? ¿Tú llorarías por un galgo? Si yo atropello a un galgo, me bajo del coche para ver si algo me ha hecho ¡Que le den por culo al animal! ¡Que se muera!“. Y ésta la desafortunada respuesta que ha terminado de colmar a los amantes de los animales, y en definitiva, a la mayoría de la audiencia del programa que ya se ha revelado en internet.

Pero la evidente abominación a los animales, y por ende, presunta violencia de ellos no es sólo lo que corona y mancha la reputación del sevillano, sino que además se refiere a las mujeres como “hembras” y “perras”, cuyo entretenimiento podría ser abandonarlas en un descampado tras el acto sexual, según su textual pregunta con cierta sarna a uno de sus compañeros de la casa: “¿Alguna vez has abandonado a alguna hembra?; Que hayas quedado con ella, hayas hecho el amor en un descampado y luego la hayas dejado tirada en el descampado“. Lamentable. Sigue conviviendo en una casa que ven más de 2.5 millones de telespectadores cada semana.
Pero es que por si fuese poco ¡Encima homófobo!, o por lo menos eso desprenden comentarios hacia Miguel como: “Parece una mujer con pene; todo en él me recuerda a una mujer“. Dime quién soy y te diré quien eres alvarito…

Machista, presunto maltratador de animales, sátiro, prepotente. El concursante que se ha hecho famoso por citadas descalificaciones se juega su permanencia en Guadalix de la Sierra, porque si por la audiencia fuese ya estaría hace días durmiendo en Sevilla (o en un descampado, quién sabe).

Lo que está claro que es otro dardo envenenado se incrusta en la edición más criticada de la historia del reality: el pésimo cambio de La Milá por Jorge Javier, los numerosos errores de realización, producción y grafismos, la dudosa mecánica del concurso que inventan sobre la marcha dependiendo del porcentaje de audiencia acumulado, y encima Álvaro dentro de la casa, no ponen fácil a los televidentes seguir siendo fieles al programa que muchos tenían en un pedestal. Veremos que “contra algo” se inventa Telecinco y su productora para silenciar este desafortunado y abultado problemón…

faldonporalvaro