Pues al final, todos contentos. La tele pública no pierde su serie estrella y los protagonistas mantienen su puesto de trabajo. TVE consiguió finalmente engatusar con su contraoferta a Grupo Ganga frente a los cortejos de Antena 3.

Cuando pensábamos que la familia Alcántara estaba inmersa en la historia actual de España con el deporte nacional del país, el fraude, resulta que no se trataba del guión de la serie, sino de la vida real de los mismísimos protagonistas. Arias y Duato, presuntamente, gestionaron ilegalmente dinero junto a la productora de “Cuéntame cómo pasó” fuera del país. En fin, según la ley, todo resuelto…

Tanto que de quedarnos huérfanos de la ficción más veterana de la televisiónhemos pasado a tener en espera dos temporadas más, una de ellas empieza a rodarse este mismo diciembre.
La cosa fue a más. Atresmedia pujó por ella, como ya hiciera con “Amar en tiempos revueltos”, pero la radio televisión española contraofertó mejor, al parecer.

Las historias del barrio de San Genaro continúan a pesar de que muchos celebraron el final, a la francesa, que tuvo la serie en su última temporada. Voces que chillaban lo agotada que estaba la serie, que no narra meticulosamente la historia del país como en temporadas iniciales o incluso que ya no se fían de seguir manteniendo un producto en la televisión de todos tras los tejemanejes que han tenidos sus protagonistas con la ley. 

El idílico matrimonio Merche-Antonio parece no tener tantos fieles cuando reabra el telón la siguiente etapa. España no perdona que la pareja modelo de la tele haya metido la mano donde no debía, cual político barato, a costa de la ficción más vieja de nuestra caja tonta. Auguro un pinchazo considerable de audiencia en su regreso visto el deterioro que ha sufrido su reputación en los últimos meses, aunque, eso sí, la ley dice que está limpita…. tendremos que creerla.

faldonporalvaro