Quinto puesto, por la cola. Peor que con Edurne. Barei se viene de la 61 edición del festival de la canción europea con tan solo 77 puntos, diez de ellos del televoto. Ucrania se proclama indiscutible vencedora seguida de Australia y Rusia. 

España cambió el idioma y el certamen el método de votaciones; ni por esas escalamos puestos. Los doce puntazos de nuestra vecina Italia y los halagos y vítores del graderío durante la actuación de nuestra representante fueron los únicos quejíos de alegría para nuestra querida España. Quintos por la cola, empeorando un puesto al “ieeh, ieeh” de año pasado.

AUDIENCIAS || El 61 Festival de la canción europea lidera la noche del sábado con un 29,8% y 4.3 millones, pero  cae 10 puntos respecto a Edurne y supone el peor dato registrado desde 2007 con D’Nash.

Hasta José María Iñigo cerró la conexión con Europa enojado, impotente. Dejó sin traducción al país mientras Suecia despedía su certamen con Ucrania como vencedora de la 61 edición. Ni un simple plano medio de los españoles en los reservados junto a Barei, ni apenas puntos conforme los países iban pasando por la pantalla de votaciones; 77 puntos contantes y sonantes (puesto 22 de 26)

Tongos a parte, el modernizado sistema de contabilización de votos incorpora la intriga y tensión que hacía años no se vivía, ni allí ni en ninguna parte de Europa en los 10 últimos minutos de programa. Con este método han hecho al público partícipe de la incertidumbre del recuento, hemos sido testigos del sorprendente salto de Polonia de un penúltimo puesto al sexto lugar, o de Ucrania, que de ni oler el podio durante la gala finalmente será la anfitriona el próximo festival de Eurovisión ¡Felicidades oye, aunque no nos hayas gustado apenas…!

Ucrania, ganadora de Eurovisión 2016

Ucrania, ganadora de Eurovisión 2016

España vuelve a enfangarse en el ya archiconocido ‘eurodrama’. Ni en inglés nos metemos en el bolsillo a los vecinos, aunque debemos reconocer que la puesta en escena y el vestuario de nuestra Barei, catea con descaro respecto al extravagante y trabajado show del resto de países. Rusia, una de las obvias favoritas del público, se ha mostrado afín a la tecnología digital mientras que la segunda finalista, Australia, prefirió gastar su ingenio en el estrambótico vestido y su evidente vozarrón, pues tienen su recompensa…

Y el año que viene.. ¿Quizá cantemos en chino mandarín? Europa no está por la labor de oírnos en otra lengua, por la que por cierto no destacamos a nivel cultural, y España tampoco consentirá arriesgar otro año más la representación, a poder ser, tan poco conocida como la de esta ocasión. Veremos si decimos “yay” o no.

Por @alvaroRoldan_ para Tuteledigital.es