De momento la audiencia sigue fiel a la serie más longeva y familiar de la televisión. El escándalo de supuesto fraude fiscal de los protagonistas de la ficción de TVE, y de su productora, a Hacienda pone en entredicho la continuidad de “Cuéntame cómo pasó”.

Antes de imaginar o adivinar el futuro de la serie más antigua de nuestra caja tonta, es mejor estudiar lo que la audiencia debería acometer a partir de ahora con dicho producto, encima público. La noticia es clara; Imanol Arias (ya nombrado en los papeles de Panamá), Ana Duato y Ganga Producciones han jugado sucio, presuntamente, durante años. Los supuestos fraudes de uno (1.6 millones de euros) y de otra (800.000 euros) podrían paralizar la producción de la ficción de la televisión pública puesto que la propia productora también está metida en el ajo.

La extrabajadora de Ganga, Pilar Punzano, quién dio durante años vida a Inés Alcántara, hizo saltar la voz de alarma: no juegan limpio en esa “Secta de caprichosos y tiranos“, palabras literales que recogen varios periódicos nacionales. Y todo ello, por supuesto, desmentido por los acusados y la propia productora. La actriz se quejó de desigualdad en el reparto de beneficios para con el equipo, además de numerosas irregularidades que ahora coteja y confirma la mismísima Oficina Nacional de Investigación del Fraude de la Agencia Tributaria. Cuando el río suena…

La duda es como actuará ahora la fiel audiencia con la serie. De momento sin cambios, de hecho con una leve subida de seguimiento en el último capítulo emitido (17,3%), donde casualmente se juzgaba a los Alcántara de fraude (mira por donde..) Puede haberles venido como anillo al dedo el escándalo real para inflar la ficción, pero se les podría volver en contra ya que estamos hablando de un supuesto fraude, de años, que los queridos protagonistas de una mítica serie de la tele de todos han hecho a costa de su público.

Recordemos que “Cuéntame cómo pasó”, con 15 años a sus espaldas, cuenta con más de 3 millones de telespectadores y sigue siendo una de las opciones favoritas del público en horario de máxima audiencia. De hacerse oficial dicho escándalo, se confirma a su vez que los queridos Alcántara han estado negociando con la exitosa serie de televisión para lucrarse, y de paso estafar, a nuestro propio país ¿Qué feo no? Lo que está claro que a los españoles eso no nos gusta, y si damos portazo a los políticos, quién haya metido, presuntamente, la mano donde no debe, que pague.
Pero no solo la audiencia podría desconectarse de la serie como protesta a dicho fraude, sino que sería inviable su producción ya que la propia productora, Ganga, está enfangada hasta las trancas con dicha investigación, y por ende, paralizados sus bienes.

Por @alvaroRoldan_ para Tuteledigital.es