Habemus nuevo reality en la tele. Ni el mismísimo “Gran hermano” levantó tanto estupor antes de su estreno. Cuatro lanzará prácticamente en un mes “Quiero ser monja”, el concurso divino en el que cinco veinteañeras se debaten entre su vida tróspida o la llamada del altísimo.

La propia cadena lo presenta como producto enlatado. Lógicamente, como últimamente viene siendo costumbre, no se trata de un espacio novedoso ni original, sino que es la adaptación del exitoso “The Sisterhood: becoming nuns” de la cadena Lifetime, y que se trata de la primera copia en llegar a nuestro país.Cuatro planea estrenarlo en un mes, una vez finiquitado su reino de las tres coronas, sospechamos…

Y es que asistiremos por primera vez a como alguien escucha la mítica y archiconocida ‘llamada de Dios’. Ya sabemos que el espectador de nuestra televisión está descaradamente acostumbrado a que despampanantes tías con abruptos escotes se dejen cortejar por abultados y ultramaquillados tíos desesperados frente a las cámaras, inclusive hasta los hemos visto ligar con todas las vergüenzas al aire, y en la playa. Cuesta pensar que la misma casa donde tiene cabida “Mujeres y hombres y viceversa”, “Adán y Eva”, “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” o la actual “Un príncipe para tres princesas” se enfangue ahora con monjas.

Se conoce que la cadena peque de Telecinco ha escuchado también la llamada del Señor, o dicho de otra manera, no quiere dejar pasar otra oportunidad como esta antes de que la competencia les siga comiendo terreno con las adaptaciones estadounidenses…
“Quiero ser monja” cuenta la convivencia de cinco chicas de veinte años, una de ellas hasta con novio, en tres Congregaciones religiosas (Madrid, Alicante y Granada) donde las veremos practicar todo tipo de ‘divinidades’ bajo la evaluación de la Madre Superiora (algo parecido a un Súper de GH pero de cuerpo presente y con más dotes de mando)

monjas

¿Se quedarán en el mundo del ligoteo fácil o se casarán con el altísimo? De eso trata el reality que Cuatro ha producido con Warner Bros ITP. Las cinco aspirantes a monja vivirán momentos en los que decidir si ven o no ven la famosa ‘luz’, y lo que es peor, una de ellas tendrá que debatirse entre su novio o el mismísimo Jesús.

Por @alvaroRoldan_ para Tuteledigital.es