La enigmática vespa azul, ya está aquí. Los problemas de infidelidad tienen arreglo y Pilar Cebrián lo tiene claro. La cadena peque de Mediaset España lanza otro nuevo pariente de su familia coach a su parrilla de programación, esta vez llamando al mítico dicho de ‘tres son multitud’, ¿lo serán?.

Según los creadores del espacio y los mandamás de la cadena no será un factor negativo para el procedimiento del programa que una tercera persona se entrometa entre la pareja. De hecho la presencia de Pilar es forzosamente necesaria, y sobre todo para las parejas que han decidido contar sus trapos sucios delante de toda España.

“Mejor llama a Pilar” solo es carne de aquellos que de verdad quieran enmendar su pareja, el resto queda totalmente fuera de juego. Más de 100 emparejados acudieron al programa que hace Plano a Plano con Cuatro para que Pilar les limpie sus trapos sucios, pero de momento solo seis de todos ellos son los afortunados. Seis entregas que la cadena roja de Mediaset emite desde el miércoles noche a las 22h30.

A Pilar se le ve firme, correcta y más clara que el agua. Se trata de la nueva mentora de la cadena tras la pionera “Supernanny”; desde entonces solo los chicos eran protagonistas de este formato que inventó Cuatro hace diez años y que tantos éxitos les ha traído como es el actual “Hermano mayor” o el polémico “Método Osmin”. Vuelven a sus inicios y lo hacen, a mi parecer, con una evolución de su programa coach estrella, que ahora regenta Jero García.
Pilar se enfrenta a rebeldes parejas que, con cámara en cara, se sueltan a diestro y siniestro lo peor que se les viene a la cabeza, y ella mientras intenta encauzar aquel desaguisado. Porque el mecanismo es calcado: presentación del problema, evolución en solitario, la llegada del terapeuta y final feliz. Sí, todos finalmente se amarán y comerán perdices, of course…

pilivespa

En definitiva, y como pasa con los sublevados de Pedro García Aguado (ahora Jero), lo que nos interesa de este tipo de programas es la gresca; ya sabemos que termina bien. A mi parecer un gran error, a priori, de “Pilar” será que, como en la vida misma, no haya final dramático rompiéndose la pareja. Ella misma sabe, tras más de 10 años tratando parejas en crisis, que no todas tienen solución, y eso sería también bueno y cercano para la audiencia ya que es el día a día, por desgracia, de nuestra sociedad. Allá ellos…

Pero el programa llega con gancho a la famosa red del pajarito y sus mellizas; Pilar declara la guerra a las redes sociales y las pone como culpables en muchos de los casos. Acusa directamente a la reina madre de internet, incluido WhatsApp, del sinfín de rupturas de pareja, aunque ella si se da el lujo de usarla para comunicarse con sus pacientes antes, durante y después de la terapia. Si es que al final… la red social es muy golosa.. Viniendo de toda una experta, la creeremos.

En definitiva Cuatro nos abre en vivo el famoso despacho con diván y terapias de choque que siempre sale en las películas pero que nunca pisamos. Muchos os sentiréis identificados, aunque no lo queráis luego reconocer, y a los conejillos de indias que aparecen en la primera temporada de su consulta televisiva.
A mí personalmente ya me ha enganchado, ¿te subes a la vespa?

Por @alvaroRoldan_ para Tuteledigital.es