Los trajes de transparencias se nos han ido definitivamente de las manos. Las cuatro principales televisiones que nos dieron la bienvenida al 2016 lo hicieron completamente en bolas; la más recatada, laSexta, y la más rebelde Telecinco. La modernidad no tuvo suficiente con quitarnos el cava para brindar en Campanadas y Chicote pone de moda el melón. ¿Dónde te las comiste tú?.

La lucha por enseñar carne estaba servida. Si el año pasado la cadena verde, y según las malas lenguas, también de izquierdas, puso de moda las transparencias con el archiconocido vestido de Cristina Pedroche, este año han ido a más. Todas menos precisamente la televisión de Wyoming y García Ferreras, que prefirió recatar su fin de año con una discretísima y elegante Andrea Ropero.

Para criticar, tuve que zapear una por una. Empezando por las famosísimas Campanadas de Canal Sur (ya que soy del sur y puedo tener tal orgullo y honor de ver) y terminando por las casposas y ochenteras uvas de Canarias (y porque no le queda más remedio a la televisión estatal….)
anneEmpecé con las tradicionales, las de siempre, las de la capa e Igartiburu. Ramón, como siempre; elegante, recto, charlatán y con alguna que otra cana ya… Ella este año, de pelo recogido y con alguno que otro kilito de más, todo sea dicho, y también entró en la tentación de las transparencias (aunque solo por el cuello alto…) Los únicos por cierto que despiden año y reciben otro en el mismísimo exterior del balcón ¡Todo por España oiga!
Fueron las Campanadas de TVE por cierto las que más hincapié hicieron en remarcar el aforo de la Plaza del Sol (que a final de noticia dedicaré un párrafo a tal cutrez madrileña…)

pedrocheDe La 1 cambié a la cadena naranja. Antena 3 mantuvo otra Nochevieja más su apagada y sobria decoración, eso sí, machacando en cada tiro de cámara que estabas ante las uvas de Antena 3 (estaba su logotipo hasta las puertas del balcón) Un Carlos Sobera en su papel y una Cristina Pedroche con un desnudo 3.0. A la colaboradora de laSexta no le importó embutirse un exagerado vestido con tela transparente, que como sería de desorbitado, que hasta se le notaban las arrugas a la prenda de las transparencias.. (eso, o que la calidad dejaba mucho que desear…) Cambié.

Pasé por Mediaset (Telecinco-Cuatro) para ver el cansino y promocionado ‘cambio de año’ de la mano de los asesores de la moda de la cadena de colores. ¡En paños menores! (que diría mi abuela) Así me encontré a las cuatro reinas (porque Pelayo tenía corona, osea) “Porque la belleza está también en el exterior ¡Fuera complejos!“, dijo Cristina, precisamente la que más tapada iba, por cierto… ¿Que la belleza está en el exterior? Pues venga, el año que viene, Señor Vasile, ponga usted a Jorge Javier Vázquez, Carlota Corredera o Mª Teresa Campos en prendas íntimas… ¡Ah no, que esos no pueden lucirse ante toda España! Seguimos fomentando el culto al cuerpo perfecto y la delgadez… Bravo por la cadena líder (que no precisamente lo es en Campanadas… menos mal)

Y por último laSexta, donde me quedé. Un Chicote que trabajó como chef hasta el último día del año enseñándonos una nueva manera de recibir al año nuevo con uvas de melón en almíbar. Junto al cocinero más famoso de la tele, Andrea Ropero, la más discreta de todas las del balcón de Sol. La escenografía, la más moderna y amena; la menos ostentosa pero a la par, la más corporativa de las cuatro teles.. Yo no brindé con cerveza, todo sea dicho..

sexta

En ese rato un TT se hacía famoso: Canal Sur y sus uvas volvían a la palestra de la red del pajarito. Maestro Barragán y Manolo Casal, protagonistas del conocido spot que se hizo viral tras las ‘uvas interruptus’ del 2014, recibieron al nuevo año sin fallo alguno y con los vítores de casi toda España por hacer de su error, arte.
En Canarias seguía la caspa: dos presentadores sin idea alguna de darse paso ni mantener el tiempo, un espacio ochentero y una realización aún más pésima.

Aunque pasa pésima la afluencia de la Puerta del Sol. La línea 1 de metro en hora punta tiene más personas que la famosa plaza del reloj. “Más de 25.000 personas” repetían los presentadores, mientras se veían las calvas de acerado con cordones policiales en las zonas aledañas al edificio del reloj. De haber habido una panorámica en las plazas y calles de alrededor ¡Os asustáis! Los terroristas se han salido con la suya, claramente…

¡Feliz 2016!

Por @alvaroRoldan_ para Tuteledigital.es