Siempre nos estamos quejando de las publicidades eternas y tenemos más razón que nunca. Cada vez más a menudo, seguir una película o serie en las cadenas privadas es tan difícil como estudiar una ingeniería. Lo analizamos.

 Para muchas cadenas, la frase de “Volvemos en unos minutos” es sinónimo de “Nos vamos, pero no sabemos si volveremos”. Por eso en alguna que otra ocasión, entre tanta publicidad, llega un momento que pierdes el hilo de lo que estás viendo realmente. Y es lo que se puede denominar ‘publicidad eterna’, que para las cadenas es beneficio directo, porque a mayor número de anunciantes mayores ingresos. Pero para los espectadores, a mayor número de anuncios, más horrible se hace ver una serie, película o programa.

sextavolvemos

Las multas a las cadenas por exceso de publicidad, está a la orden del día, pero a la hora de calcular los gastos y los beneficios, siempre resultan con datos positivos. Si aproximadamente las cadenas pueden emitir unos 12 minutos de publicidad por cada hora de emisión, en ocasiones superan ese mínimo haciéndose realmente largas y donde te puede dar tiempo a escribir un libro o plantar un árbol. No es poco habitual encontrar burlas por las redes sociales sobre las publicidades de Antena 3 y Telecinco, como por ejemplo, “Yo sobreviví a los anuncios de Antena 3”  y “He estudiado un máster en las publicidades de La Voz“, entre otra más. 

La CNMC volvió a multar a Atresmedia y a Mediaset España por exceder nuevamente su tiempo de publicidad

Todo tiene un límite, pero parece que las cadenas no se dan cuenta de que uno llega a envejecer entre tanto corte publicitario. Llega un momento en que los propios anuncios parecen más un entretenimiento que publicidad en sí. Por suerte para nosotros o por desgracia para TVE su falta de anuncios hace poder ver sus emisiones de una forma más amena y agradable. Otro tema es que su programación tampoco es que atraiga mucho al espectador…

En resumen, podemos decir que actualmente las televisiones privadas están nutriéndose de excesivos anuncios, y más que conseguir sacar una sonrisa de oreja a oreja entre tanto anuncio, lo que consiguen es que tengamos más vida social debido al exceso de minutos que emiten de promociones.

Por Israel Bernardo (@Chechu_bob) para Tuteledigital.es

faldondeorejaaoreja