En numerosas series y películas, dar protagonismo a gente guapa por el simple hecho de su físico, comienza a ser de lo más común, pese a que sus actuaciones puedan ser comparables a Belén Esteban como mejor bailarina de ¡Más que baile!. Se puede tener una cara bonita, pero también no poseer dotes para la interpretación, y la mayor parte de la culpa la tienen los directores de casting y productores, que en numerosas ocasiones apuestan más por lo seguro que por algo arriesgado.faldonfbMuchos son los casos que han ocurrido y continúan sucediendo en numerosas series, demostrando que un buen físico ayuda a conseguir papeles. Un claro ejemplo es la modelo Blanca Romero, protagonista de ‘Física o química’ y de ‘Bajo sospecha’. La gijonesa tenía la capacidad para poner la misma cara de indigestión en todos los papeles que interpretaba, sin llegar a transmitir absolutamente nada, llorando igual que riendo. Otro claro ejemplo de intrusión en la actuación es Jesús Castro, protagonista de la película ‘El Niño’, y actualmente estrella del elenco de la exitosa serie ‘Mar de plástico’. El galán, pese a su sus ojos azules y sus morros de enfadado, transmite una actitud inerte, no es capaz de llegar a la gente, y su actuación puede llegar a ser comparable con el inimaginable hecho de ver a Kiko Rivera ganando un Grammy Latino como mejor artista musical. Su compañero de reparto en la serie ‘El Principe’, Rubén Cortada, es el personaje que mejor actúa, pero cuando no tiene que hablar, porque es cuando te das cuenta de que las virtudes se las ha llevado simplemente en el físico, porque en lo que se refiere a la actuación, es como un huevo sin sal.vanesa-romero--647x231

Siguiendo la estela de numerosas caras bonitas, sobresalen varias que dejan mucho que desear, como la de la guapísima Vanesa Romero, que, aunque lleva más de 10 años dedicados a la actuación que bien podría parecer que empezó ayer, sigue sin llegar a transmitir absolutamente nada, aun con sus ojazos y sonrisa brillante digna de anuncio. Un caso similar es el del famoso modelo Andrés Velencoso, que fue contratado para la serie ‘B&B’. Guapo es todo lo que quieras, pero, eso sí, como actor hace que el Fary fuera perfecto candidato a ganador de un premio Óscar por su actuación en ‘Menudo es mi padre’.
primer-capitulo-Ruben-accidente-Candela_MDSIMA20140604_0303_11

Atrás quedaron los tiempos en que los cuerpos esculturales estaban de lado y se apostaba más por un humor cañí al nivel de Pajares y Esteso, con sus conocidas y ya clásicas películas como ‘Los Bingueros’. Los tiempos han cambiado, y aquel humor ya está caduco, pero en lo que se refiere a la imagen, todo era mucho más natural.

En la mayoría de los casos, se suele optar por este tipo de actores con una gran imagen, que atraiga a un público específico, pero ello tiene una clara consecuencia negativa que diezma la calidad de la serie y los papeles que interpretan no consiguen sacar una sonrisa de oreja a oreja. Seamos serios, no se puede meter a calzador a un individuo en una serie o película simplemente por su físico, siendo su actuación equiparable a ver a Espinete en Pasapalabra. Sin duda alguna, la finalidad de este tipo de personajes es el denominado ‘fenómeno fan’.

Por Israel Bernardo (@Chechu_bob) para Tuteledigital.es

faldondeorejaaoreja