Hoy nos ha dejado una de las grandes: Amparo Baró. Yo la descubrí por primera vez gracias a su papel de Benigna en la primera adaptación de “Las chicas de Oro” que llevó a cabo Antonio del Real en 1995 para La 2 de TVE (“Juntas, pero no revueltas”). Lógicamente ella interpretaba a la mordaz Estelle Getty de la versión original. Aunque para el público más joven, Amparo Baró siempre será Sole. La ancianita que daba collejas a diestro y siniestro en “7 Vidas”.

Amparo tuvo una prolífica carrera en cine, teatro y televisión. Nuestros moyores la recordarán como  aquella menudita con una voz grave poco corriente en las muchachas de la época y descarados diálogos en  “Margarita se llama mi amor” o “La chica del trébol”. Con más de doce intervenciones en el mítico y reputado “Estudio 1” de TVE, Amparo se convirtió en un rostro imprescindible para la industria telelvisiva y cinematográfica.

Todos recordamos sus apariciones televisivas en “Historias para no dormir”, “Farmacia de guardia” o “Tío Willy”, pero, sobre las tablas, Amparo llegó a interpretar más de 70 obras tatrales: “Asesinato en el Nilo”, “Cándida”, “César y Cleopatra”, “Vamos a contar mentiras”, “El cianuro, ¿Sólo o con leche?”, “Casa de muñecas”, “Tres sombreros de copa”… Nadie bordaba como ella los papeles que escribieron Mihura, Jardiel Poncela, Bernard Shaw, Tirso de Molina, Molière, Chejov o Neville.

Es injusto, por tanto, que se la recuerde por un personaje tan sencillo e ingrato como aquella Sole cascarrabias, roja a morir, que repartía collejas a Javier Cámara, Florentino Fernández, Blanca Portillo, Santi Millán o Eva Santolaria. Y sin embargo así será. Amparo pasará a la historia como Sole, la de las collejas. La malhumorada vecina que nadie querríamos tener. Más de 204 episodios durante sus 15 temporadas hicieron que nos encandilara con sus groserías, aunque en el fondo todos sabíamos que era un pedazo de pan.

Amparo-Baro-en-7-vidas_ampliacion

Bastante más acertado fue su papel en “El internado”. Jacinta era una mujer misteriosa que ocultaba muchos secretos y por eso parte de la trama residía en su pasado, lo que vivió, lo que sabía y no podía revelar. Pasadizos secretos, hijos ilejítimos, experimentos genéticos durante el nacismo alemán… Aquello no era una serie corriente, estaremos de acuerdo. Pero sirvió para catapultar a la fama a jóvenes estrellas como Blanca Suarez, Jon González, Martín Rivas, Ana de Armas y Elena Furiase. Y pese a que aquel siniestro orfanato convertido en internado se levantaba sobre un sinfín de pasadizos secretos, los pilares que lo sujetaban eran Luis Merlo, Natalia Millán y Amparo Baró, a quien siempre recordaremos intrigando detrás de las puertas.

Cada uno de sus papeles nos ha dejado algo. De hecho, estoy seguro que hemos disfrutado con muchas de sus frases, sus encerronas, sus confesiones, sus chistes y ¿Por qué no? Sus collejas. Nos has dejado muy desamparados, querida, y nunca mejor dicho. Ni las collejas ni las series de ficción serán lo mismo sin ti. Y como homenaje, hoy será el día de las collejas. Dadle una a quien tengáis más a mano, pero como lo haría Amparo, con saña y mucho humor.

Una crítica de Javier Palacio (@javi_palace) || “…y hasta aquí puedo leer” para Tuteledigital.es

faldonjavierpalacio