Los datos hablan por sí solos. El sábado Antena 3 ha liderado las franjas de sobremesa y tarde con un 15,5% y un 15,7%. Por detrás le siguen TVE (12,5% y 10%) y Telecinco (7,9% y 12%, éste último dato gracias a ‘QTTF’). Pero, ¿Por qué nos gusta tanto dormir la siesta con la tele encendida? Yo os lo diré: ¡Por los TELEFILMS!.

Sí, amigos, este género ha destrozado mi vida. Así que entre mis propósitos de año nuevo… me he fijado el de no ver ni un solo telefilm más. ¿Lo conseguiré? A priori es una tarea difícil. El sábado sin ir más lejos estuve viendo esa peli de Telecinco en la que una rubia polioperada intenta tasar y vender el viñedo de un tio tan buenorro como antipático. Era lo más zafio que he visto desde esa otra peli de sobremesa en la que tres hermanas que se llevan fatal se ven obligadas a compartir el rancho de su difunto padre antes de poder venderlo (suelen programarla en Antena 3). ¡Por Dios, si hasta Mira quién habla y El Resplandor están mejor dobladas! (En las dos sale la voz de Verónica Forqué, ironía en modo ON). Pero lo confieso, me engancho a cualquier película que den entre las 16h y las 21h, llegando en algunas ocasiones a ver las tres seguidas, sobre todo los domingos, después de una noche movidita…

Y me temo que no soy el único. Vamos a ver… ¿Cuántas veces habéis visto ésa de un grupo de amigas que se van a una isla para celebrar una despedida de soltera con reality incluído y el exnovio de una de ellas las quiere matar? ¿Y la de una amante de los misterios vestida de dama de honor que trata de encontrar al novio de su mejor amiga en la nieve porque ha sido secuestrado minutos antes de la boda? Ah, no, tengo otra mejor, la de la mujer que se va de vacaciones a una isla y descubre que su marido fingió su muerte y la de su hijo pero realmente están vivos y llevan una vida paralela lejos de ella. Grande es también la trilogía de El Bibliotecario, con sus aventuras en la búsqueda de tesoros. Si recuerdas todas estas bazofias… entonces tú y yo tenemos un problema. Plantéate cambiar de vida.

Aunque he de reconocer que las películas que más daño me hacen son las de amor. Bueno, a mí y a mis amigas. Ellas se tragan, al igual que un servidor, cualquier comedia romántica que programen en en Telecinco durante la sobremesa. Y lo que es peor, la vemos de nuevo al día siguiente cuando la reponen en Divinity o FDF. Tal es el caso de esa peli de Amy McDonald en la que va a Irlanda a declararse a su novio, o cualquiera de Reese Witherspoon (en la que hace de fantasma o en la que trata de obtener el divorcio de su exmarido de Alabama). Y ya las de Jennifer López y Sandra Bullock ni os cuento. Sinceramente, culpo a Reese, Jennifer, Amy y Sandra de mis fracasos sentimentales, porque siempre me creo todo lo que pasa en sus películas, después intento adaptarlo a mi vida real… y me pego unos batacazos que ríete tú de Jenni la de “MYHYV”.

Porque, no me fastidies, a la gente de esas películas les sale todo genial. ¿Te vas a Irlanda y conoces a un tío maravilloso que te odia pero se enamora de ti? ¿Tu marido la palma (como en ésa de Gerard Butler) y su fantasma se te aparece para decirte que te sigue amando? ¿Y la de Natalie Portman dando a luz en un centro comercial donde ha sido abandonada? ¿Es que solo ella puede rehacer su vida con el bibliotecario? De verdad, cuánto daño han hecho los telefilms de sobremesa. ¡Pero si yo a veces no puedo dormir del miedo que paso después de ver ése de la familia que se muda a una mansión donde se ahogaron unos huerfanitos en el pozo del sótano! Y ya la repanocha son las de la niña mayor de ‘La casa de la pradera’ en la que le roban el hijo o se lo cambian al nacer o tiene una regresión. ¡Drama! O la de la jueza que adopta a una hija gótica malvada, o la de la alumna que hizo que se suicidase su mejor amiga en el insti poniéndola de fresca para arriba… La verdad es que hay mucho material para elegir, ¿eh?

A partir de ahora solo pienso ver taquillazos, tipo Solo en casa 2, Los padres de Ella, Novia a la fuga, Grease y poco más. Ya que, cuando el telefilm es de miedo no pego ojo, y cuando es de amor me hago ilusiones como un imbécil creyendo que voy a conocer a mi media naranja en la cola de la panadería. Lo dicho, no pienso ver la tele en esa franja… ¡A no ser, por supuesto, que repongan Pretty Woman!
Y hasta aquí puedo leer…

Una crítica de Javier Palacio (@javi_palace) || “…y hasta aquí puedo leer” para Tuteledigital.es

faldonjavierpalacio