utnLA CRÍTICA DEL DÍA DESPUÉS.
Las noches de sábado de Telecinco vuelven a estar ocupadas por política. Sandra Barneda y Javier Ruíz ha sido la pareja escogida por la de Mediaset para retomar el coloquio que pone patas arriba al país. La horrorosa estética del programa junto con la mala elección del invitado estrella contrasta con un acertado pack de colaboradores incrustados en atractivas secciones.

Álvaro Roldán (@alvaroRoldan_) || Tuteledigital.es

La cadena madre de Mediaset España tenía ganas de política, y ya la está debatiendo. Desde la desaparición de “Abre los ojos, y mira”, pero sobre todo, desde el fin de “El gran debate”, Telecinco no ha vuelto a apostar por un coloquio en vivo directo. Sus sábados vuelven al Trending Topic de la actualidad con “Un tiempo nuevo” que ha llegado algo casero, en cuanto a diseño y realización se refiere.

SE HUNDE EN AUDIENCIA || “Un tiempo nuevo” aterriza con un preocupante 9,2% de share y 1.1 millones frente al récord histórico de “laSexta noche” con 16,6% y más de 2 millones de fieles.

El espacio de Mandarina abrió la noche con una entrevista en diferido, ya que la apretada agenda del ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, parece que no tenía huecos para un sábado a las 22h de la noche. Menos mal que no tenía que acudir a la cita televisiva un lunes a las 9h de la mañana…
Pero a pesar de arrancar el programa con una entrevista enlatada, Sandra Barneda, Javier Ruíz y sus colaboradores disimularon tan bien que hasta pudimos pensar que era vivo directo. Por si acaso Twitter, lo pió.

Focos que tenían vida propia, atrezzo rebelde que decide interrumpir la emisión, letreros en el decorado sin sentido o tiros de cámara dignos de una clase práctica de la universidad fueron algunos de los fallos más comentados durante la emisión del programa. Pero sin duda se llevó la palma el aberrante grafismo con el que nos deleitó “Un tiempo nuevo”; negro luto para el fondo de unos faldones vestidos por un cuerpo de letra blanco y simplón, que más que resaltar titulares parecían los subtítulos para sordos del programa. Lo nunca visto, y ya es decir…

Un-tiempo-nuevo-telecinco

Lo más positivo del diseño, a parte del aprobado por los pelos del logotipo, es el set virtual que han inventado para Javier Ruíz donde un interminable plató nos detalla informaciones de encuestas y barómetros. Eso sí, cuidadín con poner a toda pantalla gráficos sacados de Word o Paint, por favor, seamos serios.

EL IMPACTO SOCIAL || “Un tiempo nuevo” (25% de share social) quedó muy atrás en su debut frente a “laSexta noche” que alcanzó un importante 75% de comentarios en la red.

Menos mal que el plato fuerte de “Un tiempo nuevo” son sus atractivas secciones perfectamente separadas; abren con entrevista estrella al político de turno, continúan con atriles representados por casi todos los colores políticos, le sigue una mesa de debate socio-cultural, y entremedias, otra entrevista más íntima. Ahora bien, con bastante fallos: en la entrevista a Montoro, de no ser por las garras de Pepa Bueno, la audiencia se duerme; en los atriles olvidaron que los políticos iban a aprovechar para hacer su clásico mítin populista; la mesa de debate marcó su momento ‘friki-telecinco’ con colaboradores como Yong li, que su misión fue beber agua del vaso y recordar su descarada incultura; y la moderadora se olvidó de moderar. 

Es evidente las comparaciones con otros programas de la competencia, sobre todo si son rivales frontales en contenido y horario. “laSexta noche” tuvo que volver a tirar de Jordi Évole (para hacer promoción de “Salvados” sin hacerle falta alguna) ante el miedo de Iñaki López con Sandra Barneda rodeada de periodistas opinando sobre España.
Unas críticas apoyan al de Telecinco y otras lo acusan de ser una copia mala del de laSexta; recordemos que es precisamente Telecinco la pionera en coloquios políticos un sábado por la noche, veremos quién copió a quién…