velvet2SIN LÁPIZ NI PAPEL.
La reina de Atresmedia pone en la máquina de coser sus Galerías ‘Velvet’, con actores de diez, secuencias más ágiles, mayor drama y comedia y sin dejar de lado la inclusión de carnaza para el éxito. La serie de Miguel Ángel Silvestre coge el hueco de la desaparecida “Vive cantando”.

Antena 3 viene dispuesta a llenar de nuevo el final del año con vestidos, telas, costuras y amor y lo hace abriendo por segunda vez las galerías ‘Velvet’. Estas serán las presuntas encargadas de dar vida a la moribunda apertura del inicio de curso de la cadena de Planeta. Tras el final de la primera temporada con una trama central tan previsible, la productora Bambú trae las pilas cargadas para hacer que ‘Velvet’ dure mucho tiempo.

La segunda temporada, que augura más comedia y mayor drama, arrancaba con el regreso de Alberto y Cristina de su viaje de novios, que esperemos que le haya servido a Miguel Ángel Silvestre para darle más vida a su personaje y no hacerlo tan plano. No obstante la nueva entrega se avecina manchada por una lucha de intereses entre Alberto y Enrique, el marido en la ficción del personaje de Amaia Salamanca, que le ha arrebatado el puesto al exduque.

El capítulo de comienzo de temporada superó en cuanto a producción y enganche a la trama al primer capítulo de estreno de la serie. Las secuencias avanzaban de forma ágil y permitiendo al espectador ir hilando los entresijos que va a ir tejiendo esta segunda entrega del producto de Bambú Producciones.

Aunque uno de los fallos que sigo observando, es la poca naturalidad de los fondos en las escenas de terraza. Error que está subsanado por la música. Esta es uno de los puntos fuertes que tiene la serie, pues podría concebirse como un personaje más, ya que se adapta perfectamente a cada secuencia.

Me atrevo a decir que se puede prever una considerable inclusión de carnaza y que nos regalaron una sutil, a la vez que atrevida, pieza con la escena salvaje entre Enrique y Patricia en el inicio del capítulo y que terminaron de arreglar Aitana Sánchez Gijón y Maxi Iglesias con más morbo para la serie.

Hay que destacar la incorporación de los nuevos personajes, en concreto el de Isabel, encarnado por una espectacular Ángela Molina, que nos ha dejado encandilados en la presentación de su nuevo rol junto a José Sacristán. Dos espectáculos para la serie. Bueno ha sido también el debut de Peter Vives, que encarnando a Carlos nos recuerda a Marcus Logan en ‘El tiempo entre costuras’, justo un año después del estreno de una de las mejores series de la televisión en los últimos años.

En definitiva, la productora ha conseguido sembrar en el primer capítulo todas las semillas necesarias para una segunda temporada de éxito y que pueda lograr que Antena 3 remonte en su desastrosa vuelta a las andandas.

Por Luís Miguel Rojas (@Luismrn25) || Sin lápiz ni papel para Tuteledigital.es

faldonsinlapiz