omargh15LA GRADA DE MANEL.
Analizamos la situación de la casa en plena resaca de nominaciones, en mi opinión, la futura expulsada y todos esos que merecerían estar nominados desde hoy mismo. La casa “Gran hermano 15”, a análisis.

Por Manel Ferrer (@manelferrer), desde la grada Junior del “DBT” para Tuteledigital.es

En el debate del domingo pude presenciar como Jonathan, Omar y Lucía, los tres nominados, hacían sus alegatos para salvarse de dicha expulsión. Jonathan fue correcto aunque tampoco le hacía falta porqué el punto de mira no estaba sobre él. Lucía hizo lo típico, ponerse a llorar y rogar que no la echarán porque quería llevar a cabo su sueño, pero ¿qué sueño?
Nos contó la milonga de que entraba para ganar y que no quería malos rollos ni volver con Omar y ha sido básicamente lo que ha hecho. Por este simple motivo debe ser la que se marche y reciba el castigo que merece por mentirosa y por manipular a los telespectadores.
Omar por su parte se encargó de llamar animales a sus compañeros, cuando el único cerdo que hay en la casa es él, jugando con los sentimientos de una y de otra sin importarle lo más mínimo lo que sientan o piensen los demás. Él se crece, se cree culto e incluso piensa que la impresión que da en el exterior es la de machote y es todo lo contrario, su imagen se ha convertido en vulgar, prepotente y con un toque demasiado chulesco, y aunque a veces funcione, espero y deseo que este no sea el caso.

Por otro lado y comentando la próxima gala, me gustaría que saliera nominada Shaima, pues nos estamos olvidando de ella y sigue siendo una chaquetera con sus compañeros, una mentirosa y una persona nada clara que es capaz de meter una cosa tan importante como la religión para hacerse un hueco y levantar el interés de los demás, cuando lo único que está logrando es ser una aburrida y un peso para sus compañeros.

Lucía debería de salir y recibir el castigo que se merece por mentirosa y manipular a los telespectadores

No nos olvidemos tampoco del torero, que debería darle las gracias infinitas a Paula, gracias a ella está logrando un protagonismo que hasta ahora no tenía y que lo convertía en un concursante florero, como muchos otros, pasando por los desaparecidos Hugo y Azahara y Alfredo, que aunque éste último sigue con sus creencias religiosas, va divagando por la casa sin un rumbo fijo.

Me gustaría también que saliera nominado el apoderado, su actitud es de chismoso, calculador y falso con el resto de personas. Suele acercarse al sol que más calienta y si eso fuera poco, se dedica a escucha conversaciones ajenas (acordaros de la ya mítica escena grabando con un móvil la discusión de Paula y Lucía detrás de una pared) o cuando ‘sin quererlo’ se entera de cosas que no debería.

En cuanto a mis favoritos en este momento,  y que verdaderamente van variando sobre la marcha, se encuentran las dos primas que a su ritmo van jugando sus cartas y va haciendo movimientos para situarse como dueñas de la casa. También desde aquí decir que aumenta mi miedo por qué los primos empiecen a sentirse importantes y se les suba a la cabeza en exceso, supongo que eso les puede hacer daño y ser una baza que les corra en contra en los próximos días.

Para acabar, hacer una mención especial a Vitín, ese viejo concursante encerrado en un cuerpo de chico joven, casposo, consentido y cerrado a ver su propia realidad. Necesita madurar, y al igual que sabe hacer bromas (o lo intenta), que aprenda también a que se las gasten a él, fuera complejos y empezar desde ya a ser realista con la vida y ponerle valor a las cosas por favor.

¡Estaremos atentos a la gala y también al debate del domingo!