meganmontanerSIN LÁPIZ NI PAPEL.
La serie que sacó de la pesada época a Megan Montaner ha terminado su primera temporada con éxito. Ni la peluca de Lydia Bosch, ni el encasillamiento de Miguel Ángel Muñoz y los combatientes de la competencia han podido arrebatar el éxito a esta historia de niños robados, que trae la venganza prometida y retrasada para la segunda temporada.

Antena 3 despide su series y programas sin mostrarnos nada nuevo para el verano dejando a la competencia como reina y señora del verano (Crítica en Tuteledigital.es). En este caso el nuevo producto de Diagonal TV, cierra su primera temporada siendo la serie de éxito de 2014 junto con “El príncipe” de Telecinco. Pero el estreno de esta última y el de las galerías “Velvet” no lograron imponerse al de “Sin identidad”, convirtiéndose en el mejor del año. Aun así, el espectacular parto del nuevo niño de Antena 3, en cuanto a audiencias se refiere, no se quedó sin ser salpicado por la crítica. El público no esperaba el eterno y pesado flashback en el que se convirtió el primer capítulo.

No obstante, a medida que pasan los capítulos te das cuenta de que ese regreso al pasado es necesario para que la venganza de María Fuentes se sustente. Es una serie concebida para dos temporadas: una de traición y otra de venganza. El problema está en que la productora, a día de hoy, no sabe que quien maneja es la audiencia y en los estrenos esperan un gancho que sea más fuerte que un ancla.

“Sin identidad” comenzó siendo cansina y repleta de flashback. Si habías visto “Niños robados” o “Historias robadas”, ya tenías el capítulo listo.

La serie comenzó siendo cansina (como ya contamos en Tuteledigital.es) con un trepidante inicio que desembocó en un flashback en el que, si habías visto “Niños robados” de Telecinco o “Historias robadas” de Antena 3, tenías el capítulo hecho. Los larguísimos regresos al pasado de la protagonista ralentizaban el ritmo narrativo de la historia hasta el punto de decir basta. Esto hizo que los tres primeros episodios conocieran un importante descenso en su público. Las críticas en Twitter han hecho que la productora y Antena 3 hayan tenido en cuenta estos errores y en los últimos capítulos este cambio interno se nota.

tresjuntas

A partir del capítulo seis la historia ha sido más ágil; intercalando el 2013 con una María Fuentes más joven que la María Fuentes de 2001, aunque, todo sea dicho, se ha echado mucho de menos un gran hincapié en el objetivo de la serie: la venganza. Ahora bien, el transcurso de capítulos nos ha permitido observar que no es una serie de niños robados más que se centra en la trama de la figura de la religiosa, sino en la gente con poder implicada en el cotarro. De todos modos, Manuel Ríos San Martín, guionista de series como “Rescatando a Sara” o “Historias robadas”, augura que la segunda temporada, con la que se pondrán manos a la obra en septiembre, será diferente, más cañera que la primera. ¡Vamos a tener María para rato!

No es una serie de niños robados más que se centra en la trama de la figura de la religiosa, sino en la gente con poder implicada en el cotarro.

Lydia Bosch con su peluca, Tito Valverde con su tinte y un desmejorado Jordi Rebellón han sido los perfectos antagonistas, sin olvidar el gran papel de hermana choni y retorcida que representa Verónica Sánchez. No podemos pasar por alto el increíble trabajo de Victoria Abril y de su compañera en la ficción Marisol Membrillo, a la que estamos acostumbrados a ver en papeles cortos y el público pide a gritos más peso para esta gran actriz. Bruno, el primito chulo de la protagonista, encarnado por el encasillado Miguel Ángel Muñoz sigue en su línea (como ya aventurábamos por aquí) de chico sexy adinerado que aporta a la historia la carnaza “necesaria” en toda serie española para que triunfe. La naturalidad y la frescura vienen de la mano de Daniel Grao y Eloy Azorín, los pilares esenciales para Montaner en el descubrimiento del verdadero origen de María.

El final de la primera temporada ha reunido a 2.893.000 de telespectadores y un buen 18,8% de share, 7 puntos menos de audiencia que en su debut (25,7%)

Megan Montaner salió de la época para protagonizar una serie actual en la que el vestuario, sobre todo de María Fuentes y Juan Prados, distan un poco de la realidad de 2001. ¿Móviles con politono y pantalla naranja o azul pero ropa de 2014 en 2001? ¡Háganselo mirar, equipo! La actriz que da vida a la protagonista de esta historia de niños robados ha dejado constancia de que ese papel sí es para ella aunque le falta evolucionar un poco más y hacernos sentir la venganza más cerca. Algo que notaremos ya en la segunda temporada. Cuando María vuelva a la pequeña pantalla será Mercedes Dantés y regresará para hacer pagar todo cuanto su familia le ha quitado.
¿Te gustó la primera temporada de ‘Sin identidad’?

Por Luís Miguel Rojas (@Luismrn25) || Sin lápiz ni papel para Tuteledigital.es

faldonsinlapiz