jkkSIN MEDIASET ESPAÑA.
El actual grupo televisivo líder de nuestro país confirma su desentendimiento con la Academia de Televisión, el organismo que presuntamente representa al conjunto de cadenas en España. Tras otro ‘dedazo’ a los productos de Atresmedia en los últimos Premios Iris, el multiplex de Telecinco se retira radicalmente por “no reprensentar la realidad televisiva”.

Por Álvaro Roldán (@alvaroRoldan_) || Tuteledigital.es

La cadena amiga da un guantazo sin manos a la Academia de las artes y las ciencias de la televisión, comandada por Manuel Campo Vidal, tras su salida literal del organismo y la obvia retirada de sus productos de la palestra de candidatos de los que, en su día fueron, prestigiosos Premios Iris. Así salta a los medios una información a la que ha tenido acceso exclusivo Megatele.es tras las declaraciones del propio Paolo Vasile, consejero delegado de Telecinco.

Y es que si analizamos los últimos Premios Iris, que tal y como informamos en este portal a través de nuestras redes sociales nos negamos a informar sobre algo que realmente no representa a la televisión actual, se puede observar la descarada compra del Grupo Atresmedia por ser la ganadora mayoritaria de todos los galardones.
Y es que para quien no lo sepa la Academia de la Televisión es otra empresa, y en concreto los Premios Iris un negocio; las empresas televisivas y productoras de éstas compran un trocito del premio para optar a ser las reinas y señoras de los premios de la tele, por un valor de entre 150€ y 200€ cada producto que se quiera presentar a las nominaciones. Después, tras la supuesta valoración del jurado y unas presuntas votaciones objetivas y realistas, la ATV sentencia los ganadores.

Choca bastante que Mediaset España, empresa líder con Telecinco a la cabeza en lo que va de 2014 y con un sinfín de productos elegidos como primer plato en su televisión por la audiencia, no aparezca entre los premiados de las cuatro últimas ediciones. Sorprende, tal y como apunta el propio jefazo de la cadena de Fuencarral, como “La voz”, programa de entretenimiento revelación en España en 2013, ni tan siquiera fuese votado a nominados por la ATV y posteriormente le otorgasen un premio “para que se callen”. Vergonzoso.
De tal ejemplo con “Gran hermano”, el reality show estrella del país y único en sostener a más de 3 millones de telespectadores tras 14 ediciones, y con una decimoquinta en marcha. Así como éxitos incuestionables de ficción como es el caso de “La que se avecina”, “Aída” o “Frágiles”, sin por supuesto olvidar al líder diario del entretenimiento y favorito de la audiencia “Sálvame diario” y “El programa de AR”.

Por todo ello, y tal y como se informa desde el medio citado anteriormente, Mediaset España se desenganchó de la ATV en 2013, siendo desde este mismo enero cuando la empresa de la televisión más importante del país corta su trato con el organismo de Manuel Campo Vidal y, por ende, deja de abonar los 24.000€ anuales que deben apoquinar cada cadena por pertenecer a la institución. Dicha relación, frenada en otras tres ocasiones, fue continuada gracias a la labor de la presentadora y miembro de la junta directiva, Concha García Campoy.

Serán los siguiente Premios Iris cuando sea evidente el gobierno de Atresmedia en los galardones del concurso televisivo, ya que tan solo dicho grupo televisivo participará en el sorteo por los mejores productos de la televisión, algo que tal y como se declara desde Mediaset “no representa a la tele”. ¿Le interesa a la ATV perder al líder televisivo? A ojos del público queda muy bonito sacar pecho y colgarse la medalla de “pues tu te lo pierdes”, pero el ente de Campo Vidal perdería el rival más fuerte de su pupila Antena 3, y sobretodo, la verdadera representante de la televisión actual en España y líder indiscutible de audiencias en la mayoría de las franjas de programación.

Sería un descaro que Mediaset optase a presentar productos tan exitosos como “El príncipe”, “La voz”, “Chiringuito de Pepe” o “La voz kids”, y tampoco saliese victoriosa. Desde este portal, entendemos y compartimos el portazo que dan a una academia que tan solo se limita a otorgar premios previo pago y estrechamiento de mano.