uuuuOTRO HECHO HISTÓRICO.
La empresa privada vuelve a dar otro guantazo sin manos a la pública. El congreso prefiere que Telefónica Movistar produzca el evento que coronará a Felipe VI como nuevo monarca del país tras la abdicación de su padre Juan Carlos I. El resto de cadenas privadas harán especiales y tendrán, gratuitamente, todas las imágenes que a TVE no le dejan producir.

Por Álvaro Roldán (@alvaroRoldan_) || Tuteledigital.es

Es el último síntoma de la descarada pudredumbre que está aconteciendo en la cadena estatal. No solo es oficialmente la televisión menos vista del país, con ancha ventaja de las cadenas privadas, sino que además faltará al primer acto oficial del nuevo rey español, Felipe VI. El congreso deja fuera de la producción a TVE dándole los honores a la empresa privada Telefónica.

A pesar de que las fuerzas sindicalistas pro Televisión Española exigen que se modifique dicha decisión, tomada en la mismísima mesa del congreso, la realidad es que poco podrá hacer la televisión pública de nuestro país en el día más importante de la futura monarquía a la que permite dar paso Juan Carlos I.
Tras su abdicación a primeros de mes en su hijo el príncipe Felipe y la princesa Letizia, todos los medios de comunicación mundial se hicieron eco de la noticia, siendo entonces La 1 una de las protagonistas de la noticia.

Pero el próximo 19 de junio, cuando suceda la coronación del nuevo rey en el que no estará el antiguo monarca así como tampoco las infantas Elena y Cristina, la cadena pública notará un vacío histórico en su archivo de material ya que no podrá estar presente en la ceremonia que de nombre al nuevo rey Felipe VI. Será la empresa Telefónica Movistar quien guíe y reparta el acto al resto de televisiones del mundo, incluida TVE, que por primera vez pasa a ser ‘la segundona’ en un acto oficial del país.

Y es que ya no solo deja escapar productos tan importantes como el deporte estrella, como es el inminente Mundial de fútbol que de nuevo confía en el grupo Mediaset España tras el éxito de los anteriores, sino que además empieza a ausentarse (se entiende que por falta de rigor y pérdida de su marca hacia el país) en eventos tan esenciales como el del próximo 19 de junio.
Ya se notaba su fragilidad cuando Telecinco y Antena 3 pisoteraron su camino en las audiencias mensuales, y diarias, pasando a ser la tercera y/o cuarta opción en todas las ocasiones.

Aunque no todo es malo para TVE. El congreso si ha dado vía libre al canal público para encargarse del desenlace del evento de la coronación; una vez nombrado monarca, la cadena producirá el paseillo ‘postureo’ que los nuevos reyes de España harán por las principales calles de Madrid como ya hiciesen el día de su enlace.