patricondeestrenoLA CRÍTICA DEL DÍA DESPUÉS.
Para llevar nueve años sin pisar un plató de Mediaset España, a Patricia Conde no se le ha notado nada. Ni eso ni los años que no ha aparecido por la tele. “Ciento y la madre” se estrena con buen arranque y un ritmo que va entre dinámico y apalancado a ratos. Las bromas, podrían ser mejores, pero solventadas gracias a Juanra Bonet o Eva Hache. Los momentos de vuelta a plató se agradecen.



Hace unos nueve años aproximadamente que Patricia Conde no pisa un plató de Mediaset España. Y más de tres desde que no pisa la tele, en general. No se le ha notado. La Conde ha vuelto a demostrar que con un buen equipo de guionistas detrás es maravillosa. Así fue desde su arranque “Ciento y la madre”, el espacio que devuelve a la presentadora a los pasillos de la segunda cadena de Fuencarral, con un espacio que no escapa al sentido del humor que hemos visto en la presentadora durante su etapa en “Sé lo que hicisteis” de laSexta.

AUDIENCIA || “Ciento y la madre” se estrena por debajo de los 900.000 seguidores y un discretísimo 5,3% de share, última opción del jueves noche

Entrevista de Tuteledigital.es a Patricia Conde: “Hay pocos programas como ‘Ciento y la madre’, hay que reírse más de nosotros mismos”. (Léela íntegra aquí).

El arranque ha sido bastante bueno, y eso que tenía que competir con la lectura del discurso de Cañete en el debate televisivo de TVE, previo a las elecciones europeas, y a una Elena Valenciano llena de reproches. Mientras sucedía eso, la música, el anzuelo de Conde por los pasillos de Telecinco, los grafismos y la puesta en escena de la presentadora, hacían del arranque un buen comienzo para el espacio.

Lo mejor: La prueba de novios. Mantiene en vilo al espectador. Qué nos encanta ver a una pareja sufrir y morir de celos. El pinganillo de Falete. Sublime.

Lo peor: Todas las bromas no pueden ser geniales, eso hace el formato complicado y cansino en ciertos momentos.

Las bromas, pasables, pero es que un espacio televisivo que utiliza el formato de las bromas cuentan con este handicap, y es que las bromas son eso, bromas, y a todo el mundo puede no gustarles. En su conjunto son largas y provocan el cansancio del espectador. Ya se dice, un chiste corto y ridículo sacará más carcajadas que uno tremendamente largo y lleno de historias.

Lo bueno… los ganchos. La atención del espectador sube como la espuma en el momento en el que Eva Hache o Juanra Bonet han aparecido por el plató o han realizado algunas de sus bromas. La de Bonet, muy común y poco llamativa, aunque él es un genio en sí. La de Hache, una cámara oculta tan genial como desastrosa, pero que termina convenciendo.

Pero todos esperaban un encuentro. Una reconciliación. Y tan rápido pasó que casi no nos dimos cuenta. Es otra de las cosas que sucede. La velocidad con la que el programa saca la artillería, aunque al final, termina beneficiando más que perjudicando al programa. Pero el encuentro de Jorge Javier Vázquez y Patricia Conde era de lo más esperado. Y pon. Nada más empezar llega el encuentro. En otra situación, habríamos dicho -seguramente-, que retardaron el momento lo máximo posible para sacar tajada. En este momento decimos que fue pronto, incluso, fugaz. Eso sí, en el aire queda una invitación al “Deluxe”. Fue corto, pero quizá, más tiempo nos hubiera llevado a pensar que el presentador era doble Jota. Se nota el rodaje y múltiples horas de directo del catalán.

Los momentos de cámara oculta con pinganillo son de lo mejor y una pieza clave para oxigenar un poco el programa. El de este estreno, quizá porque comenzó algo más tarde, se volvió un poco largo. Pero acabó muy por encima de todo con el pinganillo a Falete. Momentazo de la noche. Este primer programa quedó un poco largo, pero poco a poco se irá asentando muy bien en parrilla. Eso, si mandan a grabar más. Por mi parte, deberían.

Una crítica de Alejandro Cuenca (@_cuencalejandro) para Tuteledigital.es

|| enlaces relacionados

> ENTREVISTA TUTELEDIGITAL: “Necesitaba un tiempo y encontrar un programa que no me recordara a “SLQH””

> “Ciento y la madre”, Patricia Conde vuelve gamberra