jefazoLA CRÍTICA DEL DÍA DESPUÉS.

Opinión || En las redes sociales se ha criticado cierta “caridad” en las actitudes de los jefes infiltrados, ¿se corresponde realmente con la realidad? Eso se discutía precisamente. Sea así o no, es televisión y este nuevo estreno supo meterse en el bolsillo a todos los curiosos. Conclusión: mejor estreno de laSexta en sus ocho años de existencia. 

Tras “Pesadilla en la cocina” laSexta guardaba un as en la manga muy en la línea de los fogones de Chicote. La cadena de Atresmedia decidió usar un arma que le otorgaría ser el mejor estreno del canal verde. Llegaba entonces, “El jefe”, una acertada versión de un formato que en España emite Xplora, como ya informamos en Tuteledigital.

Aunque en las redes sociales se ponía en duda la total veracidad del programa, el jefe infiltrado supo meterse a todos los curiosos en el bolsillo. El docu-show permite mezclar la curiosidad nuestra por ver a un jefe pringándose y las meteduras de pata de los empleados. A este morbo le podemos añadir las pinceladas de lo que los trabajadores viven de puertas para afuera. ¿Podría prescindir este programa de caridad televisiva? Yo creo que sí.

“El jefe” se ha convertido en el mejor estreno histórico de laSexta en los 8 años de vida de la cadena con un 18% de share y 3 millones de telespectadores.

Si hay un programa que recibe críticas por esto es “Entre todos” sin hablar del pelotón de fusilamiento que le tienen montado a su guía, Toñi Moreno. Las cadenas andan coqueteando con programas como el de Moreno e incluyen este componente para crear la mejor receta: Un programa atrayente en todos los aspectos. El primer capítulo de “El jefe” mostraba pequeños granos de este ingrediente que en el final se convirtió en bizcocho.

En la redes se podía leer durante la emisión de los dos capítulos como la gente criticaba que eso no ocurría realmente en sus trabajos, que eran casos concretos, que no había tanta empatía con las vidas personales. Obviamente se trata de un formato televisivo, en el que hay que hacer una selección y crear un producto que enganche. También se percibe la elección de jefes empáticos y que muestran su lado sensible. Algo que sale como colofón al finalizar los capítulos. ¿Puede suprimirse esto? Sí.

La simple curiosidad que despiertan ambos polos que se representan en el programa y la intriga por saber qué va a pasar con los empleados, mantiene al espectador pegado a la pantalla, así como la agilidad con la que el capítulo avanza gracias a su postproducción. Televisivamente hablando se trata de un producto que deja con ganas de más al que está al otro la lado de la pantalla. Esto para las cadenas es importante y más para laSexta que, aún siendo pequeña, ha logrado coronarse con “El jefe”.

Una crítica de Luís Miguel Rojas (@luismrn25) || crítico televisivo de “Sin lápiz ni papel”