DSC01495LA CRÍTICA DEL DÍA DESPUÉS.

Otras de las raciones anuales para el público más tróspido de la tele ha vuelto a sus aposentos. “Un príncipe para..” arranca nueva temporada mejorando en audiencia a su edición anterior aunque sin poder hacer frente a la competencia. La princesita rebelde despachó de palacio a cuatro sapos y escogió como favorito al único que no hablaba español. El asesor de la tronista, de nuevo gay con maneras, y la amiga con sospechas de enemistad. 

La red del pajarito dejó anoche claro las ganas que el público tenía de festival tróspido en la tele. Tras la calentura de “¿Quién quiere casarse con mi hijo?”, y con mi madre, la productora experta en jóvenes (Cuatro Cabezas) rescató el programa de príncipes y sapos que experimentó con acierto hace justo un año.

AUDIENCIAS || “Un príncipe para Laura” aterriza en Cuatro ante un 7,4% de share y 1.221.000 de telespectadores, cuatro décimas menos que cuando “Corina” (7% de audiencia en Mayo 2013)

Corina ha dado paso a la princesa Laura; de las aguas granadinas saltamos a las de Palma de Mallorca para buscarle un buen maromo entre guapos, nerds, simpáticos y únicos. La susodicha, una mezcla entre Megan Montaner (Pepa en “El secreto de Puente Viejo”) y Paula Echevarría, fue acompañada de sus inseparables mejores amigos, aunque eso se podría poner en tela de juicio. Rebelde, algo egocéntrica, una pizca impertinente e incluso guapa, así sustituye Laura a la exprincesa que ha terminado soltera y bailando en “¡Mira quién baila!” de La 1. Siempre le quedará el vals…

Guiándose por sus propios instintos de chica “Mujeres y hombres y viceversa” (porque es el claro perfil), y sin apenas recibir ayuda alguna de sus presuntos asesores (el amigo mudo, renombrado como ‘la loca’ en Twitter, solo se dirigía a los más apuestos; y la amiga solo sabía reírse de ella misma), expulsó a cuatro con calabaza de regalo.

Dos de ellos no pasaron la ya clásica prueba del espejo, donde el 70% de ellos pensarían que iban al casting de “La voz” tras los berridos inexplicables ante el cortejo a la princesa Laura. Por no recordar los egocéntricos que se equivocaron de espejo y prefirieron hablase a ellos mismos dando la espalda a su mismísima pretendida. También tenemos el caso del clásico chico con una neurona de regalo y cuyo único tema de conversación es el fútbol (sí, sus primeras palabras a la chica fueron retransmitir un partido…) ¡A la calle!. Dicho y hecho.

Por lo general todo sigue como siempre, aunque con algo de tensión oculta entre Bruján Argüelles (la cara mala de Luján Argüelles) y la protagonista, pese a notarse mas feeling entre estas dos que con Corina, todo hay que decirlo. Los efectos del programa, todo un clásico ya para los compañeros de la postproducción televisiva y ‘frikis’ de los acabados, continuaron siendo la salvación del espacio de Mediaset España junto a las exageradas bromas y repeticiones entre vídeo y vídeo. A sentir popular, el primer programa se hizo pesado y largo. Cuidado..

Por categorías, vuelven a ser los ‘guapos’ los mas odiados, y más que nunca se pone entre comillas esta categoría ya que, tal y como algunos piamos en Twitter durante la emisión, hay mas guapos en otros grupos que en los supuestamente apuestos. Los ‘únicos’ y ‘nerds’ vuelven a ser el tema central de las risas y bromas, a parte de contener precisamente más de un guapo entre los pretendientes de Laura. Los ‘simpáticos’, este año casi todos con sobrepeso.

Una crítica de Álvaro Roldán (@alvaroRoldan_) para Tuteledigital.es