likOPINIÓN. 
¿El golpe de Estado del 23 de febrero fue falso y orquestado para mantener fuerte la democracia? ¿José Luis Garci dirigió todo el cotarro? Todos pensaban que se iban a encontrar con otro de los reportajes de crítica social a los que nos tiene acostumbrados Salvados. Y así fue, pero diferente. Un falso documental, para denunciar la falta de transparencia en España.
Si lo que pretendía el equipo de “Salvados” en laSexta era desconcertar por unos minutos, enganchar a la audiencia hasta el final y denunciar la falta de transparencia en asuntos de gran importancia para nuestro país, lo ha conseguido. Media España quedó casi sin aliento por unos minutos hasta darse cuenta de que lo que escuchaban y veían no podía ser cierto. La “Operación Palace” que anunciaba un 23F como un montaje bien orquestado, resulta que es en sí mismo un montaje.
“Salvados: Operación Palace” logra su objetivo tras anotar su máximo récord de audiencia: 23,9% y 5.2 millones de telespectadores.
A falta de conocer los datos de audiencia, con un simple vistazo a las redes sociales, sobre todo Twitter, ya te hace sospechar que el seguimiento ha sido considerable. En los primeros minutos del especial de anoche de “Salvados” se apuntaba a algo desconcertante e inquietante. Que uno de los hechos más destacables de nuestra historia reciente como el 23F era una trama orquestada por la Monarquía española junto con los políticos. Y podría ser alguna teoría, ya que lo que ha querido demostrar Jordi Évole con este reportaje de ficción, falso documental (‘mock documentary’) es que la falta de transparencia hace que se multipliquen las interpretaciones de los hechos históricos, entre otras cuestiones, al no poder acceder a esa información o esa verdad.
En Twitter había gente que desde un principio la tomaba con Évole por engañar al público, otros que animaban a que había que acabar la emisión para descubrir el final, y gente que se lo estaba creyendo. Lo cierto es que aunque en determinadas ocasiones el documental se convertía en lo más realista, destacaban puntos humorísticos como el de José Luis Garci dirigiendo a Tejero sobre cómo debía actuar; Fraga que “gritaba porque tenía hambre” y era una persona acostumbrada “al buen comer”; o que el discurso del Rey se hizo seis días antes de que ocurriera el golpe.
Habrá gente que se haya sentido engañada, y así lo reconoce el periodista también pidiendo disculpas, pero con el gancho de presentar un reportaje como los que nos tenía acostumbrados el programa de laSexta, nos sorprende con este formato que pocos esperaban. ¿El resultado? Solo hay que ver la que ha liado el periodista en las redes sociales. Sobre si es lícito presentar un falso documental de ficción como un reportaje de investigación puede ser también un poco peligroso, además no todo el mundo termina viendo el final. Algo bueno es que el experimento va más allá de eso, y nos hace reflexionar sobre nosotros mismos, lo que nos creemos, si indagamos o nos dejamos creer.
¿Puede repercutir este engaño en la imagen que tiene el periodista de laSexta? Algunos apuntan en estas mismas redes sociales que la reputación del periodista se verá manchada por este tipo de programa de aquí en adelante. Es incuestionable que el periodista se ha arriesgado al máximo con este espacio y que encuadrándolo con el resto de sus Salvados podría perjudicar su trayectoria ¿Es lícito la inclusión de este tipo de programas en nuestra televisión? Es un formato al que la audiencia española no está acostumbrada, y con el que se siente engañada por mayoría, o esa es la sensación que se tiene. A lo mejor había otra forma de denunciar la falta de transparencia, pero ¿habría tenido la misma repercusión?
La división de opiniones es totalmente manifiesta, pero no olvidemos que lo que hemos visto es ficción. Y también hay que reconocer lo ambicioso y arriesgado del especial de hoy en “Salvados”. En posteriores programas veremos si la audiencia se lo hace pagar negativa o positivamente. Es una forma distinta de hacer televisión, efectista, aunque de repetirse con asiduidad no sabríamos realmente en qué mundo nos encontramos.
Por Alejandro Cuenca (@_cuencalejandro) || Tuteledigital.es