gvvjuyhSIN LÁPIZ NI PAPEL.
Opinión. Si un día sales a la calle y te encuentras a un saco de músculos, con gorro de natación y gafas de atleta ayudando a una “abuelita gordita” a meterse en un contenedor, no es que esté –desgraciadamente- buscando comida, sino que es ‘El método Osmin’.  
Se trata del nuevo programa que presenta Cuatro y que pretende seguir dando culto al cuerpo, tal y como en la cadena andaluza, Canal Sur, hacen con ‘La Báscula’ o recientemente hemos podido ver en una sección del programa ‘Abre los ojos…y mira’. La cadena peque de Mediaset, presentaba su nuevo reality estrella en la noche del viernes. Un estreno que vino cargado de polémica en las redes y no es para menos. Si ya teníamos al chef más duro, Chicote, llega un ex-militar cubano dispuesto a eliminar todos esos kilos de más provocados por tanto concurso culinario como hay ahora en la tele.  El problema, para mi gusto, es la forma  en que lo hace.
“El método Osmin” se estrenó en Cuatro con 1.215.000 de telespectadores y un discreto 6,2% de audiencia
En primer lugar vemos un programa que sigue las directrices de Cuatro. Un reality al estilo documental en el que su principal escenario es la calle. ‘El método Osmín’ cuenta con 8 participantes, de los cuales solo hemos visto uno. Resulta algo pesado estar viendo en un programa de casi sesenta minutos a las dos mismas personas. Señores, intercalar el entrenamiento de varios personajes no vendría nada mal, porque la ansiedad de Pamela nos la habéis pasado a todos en el primer programa. Hay que añadir que la postproducción es buena y el toque natural de la grabación de cada participante con cámara de vídeo casera le da un toque muy natural.
Por otro lado y centrándonos en el método, tendría que hacer un llamamiento a todos los entrenadores físicos con estudios y acompañarles en el sentimiento. Cuatro nos presenta a un exmilitar y-poniéndolo en duda- entrenador físico que pretende conseguir un cuerpo diez en un plazo de 30 días, con un un entrenamiento extremo y a base de “pescado, agua y ensalada”.  Un “entrenador personal” con pintas de rapero mal vestido que se atreve a imponer ejercicio y una dieta, un tanto irrisoria. “Cada maestrito, tiene su librito”, me diréis pero, ¿no es cierto que la mayoría de nutricionistas y entrenadores personales concluyen que lo más saludable es una dieta variada, sana y acompañada de ejercicio? Un ejercicio moderado y con el que no tengas que acabar la sesión lleno de moratones y ampollas, tal y como acabó la primera concursante. El entrenador de Cuatro mostraba una tabla de ejercicios callejeros en los que la seguridad brillaba por su ausencia, sin olvidar el atentado contra el cuerpo que puede ser perder alrededor de 15 kilos en 30 días con la poca cantidad de nutrientes que posee su dieta. Normal que Pamela dijese “llevo una dieta de pescado, agua y ensalada, es normal que esté más débil”. Este proceso puede llegar a crear confusiones y  generalizar e incluso cuestionar la labor de los profesionales.
En definitiva, ‘El método Osmin’ se trata de un programa de entretenimiento en el que se intentan fomentar unos valores de forma fracasada. Veremos cómo sigue evolucionando esta forma de curtir el cuerpo y recuerden… Si ven a una mujer haciendo la croqueta en medio del acerado, no está loca, es ‘El método Osmin’.
Por Luís Miguel Rojas (@Luismrn25) || Sin lápiz ni papel para Tuteledigital.es

faldonsinlapiz