rodrigoguiraoOPINIÓN.
Lo que pudo ser y no fue, o lo que parecía ser y no fue del todo. Esa es una de las sensaciones al visionar más de media hora del estreno de “Bienvenidos al Lolita”. La apertura del cabaret fue lenta, con topicazos y poco fuelle. El final, mejor momento del estreno. Beatriz Carvajal, mejor con diferencia, aunque para el graderío fue Rodrigo Guirao, un vistazo a Twitter bastante para comprobarlo.
Era uno de los grandes estrenos de Antena 3 para este nuevo año 2014. Pero el Lolita abrió sus puertas anoche muy tímidamente, sin hacer demasiado ruido, salvo al final del capítulo. La audiencia parece haberles acompañado, eso sí. Un 18% y más de 3,5 millones de telespectadores es una cifra importante y que convierte a “Bienvenidos al Lolita” es un buen estreno para Atresmedia, mejor incluso que la repercusión de “Vive Cantando” hace unos meses, que se conformó con alcanzar los 3 millones.
Pero el Lolita aspiraba a convertirse en algo más, al menos eso era lo que parecía intuirse. La llegada de un cabaret a la televisión, con un reparto coral bastante amplio y la recuperación de varios actores y actrices conocidísimos que volvían al prime time de la pequeña pantalla. Estos son los casos de una impresionante Beatriz Carvajal, Sara Vega, y la estrella Natalia Verbeke.
Ha sabido a poco. Para ser un estreno, en el que se trata de enganchar al máximo número de espectadores y lograr convencerlos, el ritmo era demasiado lento, tímido, a pesar de la tipología de escena que se planteaba, y la historia no terminaba de cuajar. Quizá de no haber juntado a toda la ‘family’ al completo en casa hubiera sido más interesante, pero bueno, esto sería un atrevimiento por mi parte.
El caso es que el enganche llega en los últimos veinte minutos del estreno, un riesgo demasiado duro con el que corría la serie, y que le ha jugado una mala pasada. Algo benefició el hecho de que Antena 3 postergara mucho el corte publicitario. El final fue uno de los grandes momentos con toda la ‘troupe’ interpretando “Resistiré”, demostrando que el Lolita merecía abrirse de par en par, aunque para mi gusto, lo hizo a medias, y podrían haberle sacado bastante más jugo, más gracia.
Para ser un primer episodio, la historia se enrocó tanto en el personaje de Rodrigo Guirao (Jota) y su ‘historia’ con Greta, que no dejó que los telespectadores conocieran mejor al resto de los personajes, salvo por la narración, a veces desafortunada, del comienzo. En cuanto al papel de Sara Vega, de transexual, la escena del baño orinando en un inodoro masculino, lo que indicaba que su aparato reproductor era masculino, sobraba, quizá como esta explicación. Al caso, topicazo al canto.
Por otro lado, la interpretación dramática de Beatriz Carvajal es fabulosa; en cuanto a fotografía había encuadres y escenas muy buenas; la banda sonora está ya más que asentada en la serie; y para la mayoría del gradería que observaba atentamente el Lolita la revelación ha sido Rodrigo Guirao, y más bien, el tipazo del actor argentino que desde un primer momento cautivó a todas y todos.
El cabaret todavía tiene pinta de que puede sorprender y aún es pronto para hacer una valoración completa. Lo dicho, en cuanto al estreno se esperaba más, sobre todo, después del paso de “El tiempo entre costuras” exitosamente por la misma parrilla. De hecho, parece que la audiencia que acompañó al Lolita era aquella que ya tenía el martes reservado para Antena 3 tras el progreso de la serie de María Castro que hizo liderar a la cadena en varias ocasiones, siempre por delante de “Tierra de Lobos”. ¿Qué pasará a partir de ahora? Lo veremos. Tiempo al tiempo.
Por Alejandro Cuenca (@_cuencalejandro) || Tuteledigital.es