cuatromaricarmenOPINIÓN.
Ahora que acabó la tercera temporada de “¿Quién quiere casarte con mi hijo?” y han pasado algunos días, es momento de analizarla en frío. ¿Quién ha sido la madre más tróspida, pretendiente o pretendido?. ¿Y el momentazo? Analizamos el fenómeno tróspido y repasamos anteriores temporadas. ¿La mejor? Atentos.
Es, sin duda, uno de los grandes fenómenos en la actualidad. Sí, hablamos de esa forma de realización y montaje de los vídeos que Eveworks Cuatrocabezas dedica a sus trabajos. El fenómeno tróspido, caracterizado por la utilización de recursos y descontextualización de escenas con incorporación de ruidos y sonidos que complementen la situación, o casi la centren. Especialmente en las ediciones de “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” y “Un príncipe para Corina”. Hay hasta quien ha echado de menos a Corina mientras veía la tercera temporada de los hijos tróspidos.
Esta tercera temporada de QQCCMH ha sido la menos vista en Cuatro. 1,6 millones, aunque en share se queda en segunda posición y en primera si hablamos de su despedida. Hasta los dos millones de seguidores alcanzó el final tróspido que batió récords y se convirtió en el más visto de su historia. ¿Por qué ha sido la menos vista? Bueno, el casting ha sido bastante bueno, pero ha habido una ausencia de naturalidad en muchos de los pretendientes, así como falta de gancho en muchas ocasiones. Aún así, lo que más daño ha hecho al programa de citas amorosas ha sido el éxito de “Top Chef” en Antena 3 que se fue merendando a los tróspidos. (Puedes comprobarlo en Tuteledigital.es)
A pesar de todo, la temporada ha dejado huella en el público seguidor del programa. Esas madres tan estupendas vuelven a demostrar la necesidad de probar un “¿Quién quiere casarse con mi madre?” que está en camino. Los pretendidos han estado en su línea, alguno más desquiciante que otro, pero lo mejor han sido algunos pretendientes y otros momentos que han salvado la edición. Andrea y sus polémicas críticas a la ciudad parisina y a los franceses, el mito erótico entre Houda y Melania, la obsesión “gordilla” de Mari Carmen, la dureza de Silvia, las fiestas de Leti, las caras de Sergi, los horrorosos zapatos de Roi, el parecido de su madre con Sarah Jessica Parker, aunque un poco más mayor y un largo etcétera.
La mejor madre: Por su extraña obsesión con regalar bragas y vérselas puestas a las pretendientas de su hijo, y por la búsqueda de una mujer “limpia, religiosa y gordilla” para su hijo, y después criticar a sus pretendientas más “rellenitas”. Sí, indudablemente, lo demostró desde el minuto uno, hablamos de Mari Carmen.
El mejor pretendido: Por su acento argentino, porque resulta irresistible para muchas y también para muchos, por su habla chulesca y por creerse el rey del mambo. El querido argentino afincado también en Alicante, Leo.
El mejor pretendiente: Por su romanticismo, por ser el que mejor se ha comportado en las grabaciones, haciendo de sus movimientos y cara de perplejidad todo un icono para esta tercera edición del programa. Por su sencillez y por que se quite el piercing de la nariz cuando lea este artículo, si lo hace. Sergi.
El momentazo de la 3ª edición: En un mal momento, Melania y Houda decidieron masajearse, cuando Mari Carmen entró por accidente en la habitación se quedó blanca, al verlas magrearse. Por intentar descubrir qué es lo que podría haber en la pared que tanto miraba Mari Carmen, y por el episodio erótico, este es el momentazo elegido, aunque era difícil.
Lo más desquiciante: La fiesta ibicenca que había instalada en la cabeza de Leti, que pensaba que la capital de Argentina era Ibiza, pretendienta sin la cual nada hubiera sido lo mismo. La dichosa manía de coger en brazos el perrito de Roi, que hasta en la final no fue capaz de soltarlo casi en ningún momento. La ausencia de naturalidad de algunos pretendientes, que comentábamos al comienzo.
El peor pretendiente: Por pasar casi inadvertido, mientras todos los demás centraban la atención, él parecía más atento a que la camisa esté bien puesta y quedar bien enfocado. Alexis Martínez.
Mención especial: El único padre de la temporada, Víctor Armando, el que manejaba la guita en esta tercera edición. Se ha comportado y ha sido una novedad importante que no resultó extraña y acabó bien asentada. Pero es imposible no destacar en el apartado pijo a nuestra titánica Toya, que realmente fue la que marcó tendencia dentro de los progenitores ricos de QQCCMH.
La mejor temporada: Es muy difícil asignar este título, pero por audiencia, gana por goleada la segunda temporada. Esa en la que cada semana aprendíamos una nueva forma de vestirse y de estilo de moda con el galleguiño Pedriño. En la que nos divertíamos con los gemelos onubenses y nos distraímos con el escupefuegos. La primera fue el descubrimiento, las grandes historias y romances, como el amor y sufrimiento de Luis Ángel y la mecionada especialmente Toya, madre de José Luis. Pero por audiencia y contenido, gana la segunda.
Por Alejandro Cuenca (@_cuencalejandro) || Tuteledigital.es
|| enlaces relacionados
> AUDIENCIA || Los “hijos tróspidos” se van con máximo de seguimiento