ioefoiefNUEVO PROYECTO.
El polémico canal temático de la TDT dejará su rebelde nombre pretendiendo librarse de su conexión con la economía y extremismo ideológico. La nueva Inter TV, que aterrizará en las próximas semanas, cambia de programación, imagen corporativa y trae nuevas caras. La tele de Julio Ariza trabaja hasta el momento en las instalaciones de Atresmedia bajo renta.
Por Álvaro Roldán (@alvaroRoldan_) || Tuteledigital.es
El descarado azote económico que lleva sufriendo esta televisión desde hace meses, no es un secreto para nadie. Dejando atrás los rumores de su completa desaparición, el directivo mayor de la cadena decide cambiar el collar al perro e intentar moldear a su fiel público hacia el nuevo rumbo al que pretende llevar la casi desaparecida Intereconomía. Inter TV, como nuevo nombre de marca, llegará en las próximas semanas previas promociones de enganche, tal y como informa Vanitatis y Exclusiva Digital.
Julio Ariza, el director general a bordo del timón de Intereconomía, no dejará que se hunda cual Titanic; se ha sumergido en un proyecto de reconstrucción total que da lugar a Inter TV, la nueva cadena con completa y renovada imagen corporativa, nuevas programaciones y nuevo plantel de profesionales. En lugar de hacer desaparecer al canal a causa de los serios problemas de pago económico al que no puede hacer frente desde hace meses, el director decide desligarse tan solo del gobierno de “La gaceta” y centrare en el nuevo proyecto televisivo.
Ante la tenaz competencia en la TDT, y por supuesto en las televisiones veteranas nacionales, Inter TV pretende hacerse un hueco entre un nuevo publico que quiere desligar de la economía y extremismo ideológico al que tiene acostumbrado con programas como “El gato al agua”, uno de los más rebeldes de su plantel de programación.
Mientras tanto, y en pleno desembarco de Inter TV y su debida remodelación de platós y decorados, la antigua Intereconomía sostiene su actual programación en las instalaciones de laSexta, en Atresmedia, previo pago de la renta debido a la débil situación por la que atraviese su propiedad.