topchef2SIN LÁPIZ NI PAPEL.
Opinión || La cocina, los fogones y los buenos platos se han puesto de moda en nuestro país. Las cadenas nacionales cuando encuentran algo que atrae, que gusta y que consigue un extremado éxito de audiencia empieza a sacar copias como si de una imprenta se tratara. Y es que en nuestra tele nos da ha dado por la música, por la época y, ahora, por cocinar.
Tras el éxito de ‘MasterChef’ de TVE, Atresmedia quiso llevar a Antena3 otro talent show ‘Top Chef España’ que llenará de numerosas pruebas y suculentos platos las noches de los miércoles, como informó Tuteledigital.es. El nuevo concurso culinario se diferencia principalmente de ‘MasterChef’ en que los concursantes son cocineros profesionales de restaurantes con renombre. Algo que a priori beneficia más al programa de La 1, porque el público se puede sentir más identificado con personas anónimas aficionadas a la cocina y no con auténticos chefs.
El programa de Antena 3 es más íntimo, con un plató de importancia mínima y sin presentador. El concurso está guiado por el jurado y, más concretamente, por el chef televisivo, Alberto Chicote. La presencia de este es lo que más engancha del programa. Su carisma y sus borderías realistas hacen que el espectador reciba el gancho que el programa necesita para ser atrayente. Aunque, todo hay que decirlo, la actitud de Chicote te lleva por momentos a pensar qué estás viendo: ¿’Top Chef’ o ‘Pesadilla en la cocina’?
En cuanto a los otros dos componentes del jurado hay que decir que el empeño de Ángel León por llevar su actitud hasta el terreno Chicote, es en ocasiones descarado, de ahí que en las redes pudiésemos encontrar muchos tuits acerca de este comportamiento. El mejor cocinero de pescado y Susi Díaz deben evolucionar un poco y conseguir enganchar, pues el ritmo ágil del programa existe, solo hace falta atrapar más (consulta la audiencia del programa publicada en Tuteledigital.es).
Los 15 cocinillas creían que estaban todos en ‘Top Chef’ hasta que Chicote les dio la sorpresa de que tendrían que hacer unas pruebas y conseguir unas mantas de cuchillos que permitirían la entrada al talent show. El punto álgido del programa tuvo lugar cuando llegó la hora de la segunda oportunidad. Los cocineros más espesitos tenían que preparar un plato bajo el mando de la bestia Chicote. Fue el momento de mayor expectación pues el chef de la tele se recreó en su exigencia y en sus discursos. Nos encontramos a cocineros profesionales que no saben cocinar un ave, o que meten una pezuña llena de roña en la olla para sacar el caldo. Todo muy correcto, sí señor. Como correcta fue la estrategia del programa de no centrarse en la tensión y angustia de los participantes para poder alargar su noche de cocina hasta el late night con ‘El almacén de Top Chef’ donde se descubrirían los entresijos del concurso.
Este debate guiado por Paula Vázquez, no consiguió la audiencia esperada (Pienso que le faltó un “¡A cocinar!” de la presentadora). Y es que, sin morbo aparente, es casi imposible que funcione en esa franja horaria. Más imposible es aún que los telespectadores estén tuiteando a esas horas sobre el tema, aunque hay que aplaudir a Antena 3, que por primera vez, tras los estrenos de esta temporada, ha decidido colocar la etiqueta en pantalla para comentar en las redes. Es una buena idea la de abrir un espacio en el que se comente todo lo acontecido al programa, pero necesita un giro para que viva y no muera.
A diferencia de ‘MasterChef’, el nuevo talent show de Antena 3 cuenta con un ritmo más ágil que va al grano sin costarle avanzar. Las recetas son lo de menos, porque las artimañas de los chefs con los ingredientes impiden que el telespectador pueda tomar nota. Aún así, la cadena de Atresmedia nos ha presentado un proyecto arriesgado en su línea y un producto que tienen que explotar bien para que consiga el éxito sin caer en la monotonía que la voz cantante del programa le dio a ‘Pesadilla en la cocina’.
Por Luís Miguel Rojas (@Luismrn25) || Sin lápiz ni papel para Tuteledigital.es

faldonsinlapiz