lavozopinionSIN LÁPIZ NI PAPEL.
Opinión || Cuando persigues un sueño y los que pueden concederte el deseo se fijan más en tu físico, historia personal o en qué factores tienes buenos para aumentar la audiencia, estás asistiendo a ‘La Voz’. El programa estrella de Telecinco posee el trono de la noche de los lunes al ser el proyecto fuerte de la cadena en la temporada de auge televisivo.
La Voz” nos permite conocer a nuevos talentos, voces con encanto, versiones increíbles de canciones famosas. En definitiva, cazar estrellas. Pero, ¿es esto lo que llevamos viendo en las tres galas de audiciones a ciegas? Desde mi punto de vista han pasado estrellas por el escenario de este talent show que los coaches han estrellado contra el suelo.
Rosario, Malú, David Bisbal y Antonio Orozco son los cuatro capitanes de grupo que hacen la función de jurado. Se convierten en grandes actores cuando se sientan en ese sillón y ponen su manita encima del pulsador. Bisbal continúa en su lucha con el pulsador, porque al ex triunfito le cuesta darle de sopetón, es el que más se engancha. Será que quiere contar con numerosas voces y sacar con uno de ellos alguna cancioncita este año, porque sus compis el año pasado sacaron disco y tuvieron gira, y él se quedó en la estacada.
Hay que reseñar los lamentos de Rosario con su: “tienes sentimiento, haces unos giros preciosos, no sé por qué no me he dado la vuelta”. Como dice un amigo, aquí a Rosario le pegaría decir: “Y no me he dado la vuelta porque no soy la niña del exorcista”. Si ya estaban criticadas las formas que llevaban los coaches el año pasado, en esta edición las redes sociales echan humo comentando las injusticias que se están llevando a cabo.
“Cuando veo el programa da la sensación de estar ojeando un tremendo guión televisivo en el que los capitanes ya saben los candidatos que tienen para sus equipos”.
Los tuiteros se quejaban en el comienzo de la tercera audición a ciegas por la primera injusticia. Un sevillano, Álvaro Hernández no pasó con su fascinante “Qué sabe nadie”. Esto me hacía recordar la segunda gala en la que Mila Balsera obtuvo el mismo resultado y Rosario lamentó no haberse girado. Tal fue la repercusión que este hecho tuvo en las redes sociales y en blogs de críticas, que la cantante fue invitada a ‘Sálvame’ al día siguiente para cantar y demostrar que, efectivamente, el jurado se había equivocado. ¿Por qué Telecinco invitó a una de las concursantes? ¿Querían tapar algo?
Cito a estos dos talentos, porque son de los pocos que han llevado canciones en castellano al concurso. Hacemos “La Voz” no “The Voice”, y si queremos fomentar nuestra música, qué menos que el concurso tenga canciones castellanas en su mayoría. Con esto no quiero decir que los concursantes sean copleros o flamencos, pero que se fomente la música española, sí. Si no lo hacemos nosotros, ¿quién lo va a hacer? Parece que los coaches no. Cuando veo el programa da la sensación de estar hojeando un tremendo guión televisivo en el que los capitanes ya saben los candidatos que tienen para sus equipos. Puro teatro parece el programa de éxito. Entre los suspiros de Malú y las mordeduras de mano de Bisbal puedo entrever las acotaciones de: “Bisbal: hace el intento de pulsar”.
Un guión estudiado con el objetivo de conseguir que la verdadera estrella sea el programa y no los talentos que por ahí pasan. Un concurso preocupado por la imagen, la historia personal o por la venta de tópicos que hagan subir los puntos de audiencia hasta máximos increíbles. Son muchos los concursantes, sí, pero a los mejores lo dejáis ir. Parece subjetiva mi opinión hasta que coincide con muchos comentarios que leo y me dan la razón. Esta es ‘La Voz’ que veo desde mi tele. Un teatro.
Por Luís Miguel Rojas (@Luismrn25) || Sin lápiz ni papel para Tuteledigital.es

faldonsinlapiz