fxbgdnSIN LÁPIZ NI PAPEL.
 Opinión || Cuando en una tragedia nos centramos en el morbo, en lo emotivo, más que en la propia noticia, ¿se está haciendo periodismo? Es de vergüenza como muchos medios de comunicación se han servido de hechos o imágenes comprometidas conforme al accidente ferroviario ocurrido el pasado 24 de julio en Galicia. 
Si ya las principales televisiones fallaron en la noche del accidente, con una cobertura que brillaba por su ausencia, porque, claro, era más importante en ese momento la parrilla de cada cadena, que informar sobre el hecho acontecido, meten la pata hasta el fondo cuando al día siguiente se valen de especiales, de tertulias dedicadas al suceso, pero eso sí, con un toque morboso que no se lo quita nadie. Aún en esta nube negra, cada cadena se preocupaba por ser líderes de información. Increíble, pero cierto.
Abren los especiales con imágenes de víctimas ensangrentadas, del horror, repetidas una y otra vez en forma de bucle ¿Es necesario esto? Hay que informar, mantener al corriente a todos los españoles de lo que estaba sucediendo, pero apartemos un poco el morbo. Cuesta decirlo pero parece que disfrutaban, haciendo hincapié en testimonios de personas, mostrando imágenes espeluznantes, sin tener en cuenta a esas familias y personas cercanas a las víctimas que su dolor se acrecentaba mientras veían imágenes de tal calibre.
Te quedas sin palabras cuando en el programa de TVE, ‘La mañana de la 1’, entrevistan a un niño de 13 años, víctima de la tragedia, haciéndole preguntas con una insensibilidad extrema. ¿Cómo se les ocurre preguntarle a ese chaval que cuáles son los planes que tiene para el verano, cuando acaba de vivir su mayor pesadilla? El chico responde a esto con la voz entrecortada, como es normal, porque los daños físicos y mentales que tiene no le permitirán vivir el verano que cualquier niño de su edad desea. “¿Volverás a montarte en un tren?”. Esto es para responderle “¿Y tú, tratarías con el mismo tacto a un familiar tuyo que acaba de pasar por esto?”. En serio, no daba crédito cuando vi las imágenes de esa entrevista. Cómo se valen de la inocencia palpable de un niño para crear una “excelente entrevista”. Buscar lo emotivo, lo que pueda conmover al público, no siempre vale y menos si se trata de un hecho así. Pienso que el suceso en si ya es, cuanto menos, conmovedor.
Portadas de periódicos como ‘La voz de Galicia’ con las imágenes de víctimas en el suelo, el horror explícito, por así decirlo. Los medios de comunicación de Galicia, son los que mejor han seguido todos los acontecimientos de la tragedia, pero nunca esperaba que este periódico se uniese al bando de lo NO periodístico. Ni ese, ni otros muchos como ABC o La Gaceta. No comento qué hay en esas imágenes por resulta asqueante, el modo en el que están tratando el caso con el fin de vender, de conseguir la mejor audiencia.
¿Dónde está la ética, señores? Colocamos un vídeo en las redes del momento del impacto del tren e insertamos un anuncio de leche o de cera depilatoria. Se trata de una tragedia y aunque sabemos que la publicidad y los medios se necesitan, hay circunstancias en las que más que beneficiar, perjudica. No publiquemos imágenes de víctimas en la que sus caras son perfectamente reconocibles. El hecho de que el nombre no figure no es una excusa. Hay imágenes que dan la misma información, llevan la verdad, el principio fundamental del periodismo, pero no invaden la sensibilidad. Existen otros momentos en los que se puede vender. Una tragedia no se vende, no necesita morbo. Este adjetivo negativo es conmovedor de sobra.
Por Luís Miguel Rojas (@Luismrn25) || Sin lápiz ni papel para Tuteledigital.es
faldonsinlapiz
|| enlaces relacionados
> Las televisiones se olvidaron de la tragedia de Santiago la noche del desastre
> Profesionales de la televisión expresan su dolor en Twitter
> La directora de “Aída” y “Fenómenos” muere en la tragedia de Galicia
> TVE se dispara gracias a alterar su parrilla por el desastre del tren Alvia