sdfkjNUEVA SOBREMESA.
TVE renueva su horario vespertino, o al menos el de sobremesa. Tras las cansinas repeticiones de algunos de sus mejores seriales que emitió en prime time, la cadena estatal se lanza a por su gran apuesta de culebrón diario con “Gran reserva, el origen”. A falta de saber si quemará o no este producto, tras la otra secuela ofrecida hace algunas semanas en la noche de los lunes, pretende ahora ganar terreno a “Amar es para siempre” y a “Sálvame diario”.
Por Álvaro Roldán (@alvaroRoldan_) || Tuteledigital.es
Toca reflotar la que en su día, y durante años fue, su franja horaria dorada. La sobremesa de nuestra cadena pública lleva unos meses que no levanta cabeza; ni los refritos ni estrenos exclusivos de secuelas de otras series no emitidas han servido para inflar más del psicológico 8% de share en la franja de la siesta. Ahora, con la precuela de la serie de vinos, pretende reavivar el gran éxito que cosechó con la ficción de la guerra civil.
Y es que precisamente tras el cierre, o mejor dicho, tras el traslado de “Amar en tiempos revueltos” a Antena 3, la franja de sobremesa de La 1 agoniza con cifras realmente preocupantes si se comparan con los estupendos 18% o incluso 20% que cosechaba diariamente la ficción de Bambú Producciones. Era la mayoría de las veces líder de la jornada, inclusive el espacio más visto de todo el día, imponiéndose al todopoderoso “Sálvame” en sus inicios, o a los culebrones de Antena 3.
Ahora, visto que ni “La Señora”, ni “Desaparecida”, ni “UCO”, han cubierto las expectativas de la cadena, a prisa y corriendo han preparado una precuela de la ficción de vinos “Gran reserva”. Se trata, como ya informamos en Tuteledigital.es, de los antecedentes de la ficción que protagoniza Ángela Molina; el serial se remontará a los años sesenta y contará el inicio de Los Cortazar y Los Reverte, con Olivia Molina o Javier Pereira, como ya hemos informado.
La llegada de “Gran reserva, el origen” a la sobremesa, desde el próximo lunes 6 de Mayo a las 16h30, supone un duelo frontal con los culebrones que están funcionando correctamente en la sobremesa de Antena 3; recordemos que la continuación de “Amar en tiempos revueltos”, ahora “Amar es para siempre”, oscila entre el 12% y 14% de cuota de pantalla diariamente, mientras que “El secreto de Puente viejo”, el serial más longevo de sobremesa en la cadena de Atresmedia, acaricia en ocasiones el gran 19% de share, imponiéndose en franja de coincidencia al programa de Telecinco.
Habrá que analizar, una vez estrenado, si la audiencia se cambiará nuevamente a La 1 o permanecerá fiel al culebrón de Antena 3; el público objetivo es el mismo y los formatos que ofrecen ambas cadenas son los mismos, por lo tanto los telespectadores tendrán otro producto más que consumir a la misma hora. A no ser, que se cansen de otra serie más de época, y permanezcan con el entretenimiento y batiburrillo de “Sálvame”, o quizás se enganchen al nuevo concurso de laSexta, “Taxi” desde la otra semana.
Pero, ¿Está quemando TVE el producto “Gran reserva”?. Si ya el final de temporada de la ficción de prime time registró un discreto 13,6%, como informamos, quedando por detrás de “Gran hermano” y “Splash, famosos al agua”, la secuela que la productora hizo de la serie tampoco registró altaneros datos. Entre el 13% y el 15% de cuota de pantalla se mantuvieron los tres especiales de “El pago de Los Cortazar” que TVE emitió los pasados lunes noche frente a la recta final de los saltos de trampolín de Antena 3, experimento que tampoco funcionó por tanto.
Por ello, y tras dos productos que no han atraído a un considerable público, la cadena estatal podría estar quemando la ficción rehusando demasiadas veces el nombre “Gran reserva”. Están bien claras las diferencias entre las tres; la principal habla de la vida de las dos familias bodegueras, la segunda tan solo de Los Cortazar, y ahora la precuela ahonda en el pasado de dichas familias. Pero realmente todo gira en torno al mismo tema, por lo que la continuidad y fidelidad del público podría ser arriesgada. Informaremos de como acontecen los datos.